martes, 11 diciembre 2018
20:25
, última actualización
Deportes

Un fortín que aburre a sus guardianes

Los aficionados del Sevilla, pese a ser los únicos de España que no han visto caer a su equipo en casa, no desean presenciar semejante espectáculo

el 04 ene 2015 / 11:08 h.

SEVILLA FC 14-15 Aficionados del Sevilla en el partido ante el Celta. Fotos: Manu Gómez. La afición del Ramón Sánchez-Pizjuán despidió ayer a los suyos con una buena bronca. Eso no debería ser noticia salvo porque el Sevilla consiguió tres puntos muy importantes en su lucha por la Champions. Seguirá una semana más metido de lleno en la pelea (muy pendiente del resultado del Valencia esta tarde frente al Real Madrid). Precisamente por esto es significativo el ambiente enrarecido y el enorme enfado que se llevaron a casa los asistentes al primer partido del año en Nervión. Y no es para menos. El equipo que entrena Unai Emery perpetró uno de los peores encuentros que se le recuerdan. Ni el hecho esencial de que el Celta se quedara con uno menos mediada la primera parte por una discutida tarjeta roja sobre Planas cambió la cara a un Sevilla medio resacoso del reciente fin de año. SEVILLA FC 14-15 Aficionados del Celta en las gradas del Pizjuán. Los minutos corrían y ni siquiera el gol de Nico Pareja pasada la media hora de partido logró calmar a un equipo que ya ha dado demasiadas veces la sensación de que juega con fuego cuando se le pone todo de cara. Este malestar general contrasta con los números de un Sevilla que empieza el 2015 con la firmeza con la que recorrió el 2014. Con el triunfo frente al equipo vigués, los hombres de Unai ya suman 21 partidos en casa sin conocer la derrota y es el único club de la Liga que no sabe lo que es perder ante su público, un detalle que no es casual. SEVILLA FC 14-15 El presidente del Sevilla, José Castro, y el vicepresidente de la entidad, José María del Nido Carrasco, en el palco del Pizjuán. Y eso que la tarde empezaba perfecta. Día frío, aunque soleado en Sevilla, con una buenísima entrada en Nervión, todo lo contrario que el cierre del pasado año con algo menos de 20.000 personas en las gradas (aquel día hizo un tiempo de perros), y con presencia masiva de niños, gracias a la hora del partido y al día aún festivo. Lo primero que hicieron los hinchas nervionenses fue portestar desde el Gol Norte contra un Javier Tebas, presidente de la LFP, por señalarlos públicamente como uno de los grupos a los que no se les quitará el ojo: los Biris. SEVILLA FC 14-15 Varios niños acudieron con una pancarta al partido de ayer. En ella se podía leer un mensaje sencillo pero que resume todo lo que siente un hincha sevillista. Sin embargo, esa guerra es para una parte del público. El resto de la grada, que también paga religiosamente su carné y acude cada quince días (en Liga) al coliseo de Nervión a ver jugar a su equipo no admitirá un duelo más como el de ayer. No debe hacerlo sin protestar de la forma enérgica que lo hizo. Los comentarios a la salida del estadio iban todos en la línea: por este camino no se alcanza la Champions, al menos en cuanto al juego. No es lógico que un equipo con uno menos cree más del doble de ocasiones claras que las que tú mismo eres capaz de generar. Incomprenible y criticado desde la grada. Sólo, como es de costumbre, hubo un hombre capaz, al menos, de hacer que aparezca una sonrisa en los rostros de una afición a los que la tarde les había helado los pies y las ganas de fútbol. Ése no es otro que el niño mimado del Sánchez-Pizjuán: Reyes. Un disparo al larguero y una cachita en la propia frontar del área del Sevilla a la hora de sacar la pelota iluminaron el rostro de más de uno. Pero la tarde estaba para pocas alegrías y emociones positivas. Sólo el final del partido alegró a los sevillistas en su fuero interno, ya que externamente mostraron su indignación con Emery. Tres puntos con sabor amargo. Llegan partidos en cascada y éste no es el camino para las victorias. SEVILLA FC 14-15 En plenas vacaciones navideñas fue normal ver ayer el Sánchez-Pizjuán abarrotado de familias, como este padre con su hijo, al que le explica algo.  

  • 1