lunes, 17 diciembre 2018
19:30
, última actualización
Veraneando

Un fósil de tiburón prehistórico en Lepe

Un vecino de Lepe encontró un diente de tiburón de 15,5 centímetros y de seis millones de años cuando realizaba labores agrícolas el pasado mes de junio.

el 09 ago 2014 / 09:30 h.

TAGS:

Diente Lepe2 / M. Bautista Francisco Marín, vecino de Lepe, fue quien encontró el fósil el mes pasado. / Reportaje Gráfico: Mónica Bautista «Lo encontré trabajando. Iba andando, estaba arrancando hierba y lo vi. Entonces pensé ‘una reja (de arado) no es, porque tiene marfil’. Así que lo cogí, vi que tenía una sierra en el lateral y decidí llevármelo a casa. En el bar de mi madre había un cliente que lo conoce a él (al paleontólogo Fernando Muñiz). Así que nos pusimos en contacto, lo vio y lo reconoció». Francisco Marín, vecino de Lepe, estaba el pasado mes de junio ante un diente fósil de Carcharocles megalodon mientras trabajaba en el campo. Intuyendo su importancia, se puso en contacto con el doctor Fernando Muñiz Guinea, paleontólogo del Grupo de Investigación de Geomorfología Ambiental de la Universidad de Huelva, que lleva dos décadas investigando la geología y paleontología del área de Lepe y la provincia onubense, y que por entonces estaba impartiendo docencia en la universidad chilena Andrés Bello. «Sin duda alguna se trata de un diente fósil de Carcharocles megalodon de grandes dimensiones, unos 15,5 centímetros, y de unos 6 millones de años aproximadamente de antigüedad». Unos datos que se han obtenido a partir de estudios previos del sedimento donde se ha encontrado, como indicó Muñiz ayer en la presentación oficial del fósil en el Centro Cultural Los Álamos de La Antilla. Dientes de esta especie ya se habían reportado en los sedimentos cenozoicos de Lepe, pero nunca enteros y de este tamaño. Según datos aportados por Antonio Toscano Grande, del departamento de Geodinámica y Paleontología de la Universidad de Huelva, parece ser un diente de la mandíbula superior derecha, correspondiente a un adulto de alrededor de los 18 metros de longitud. Un gran hallazgo fósil que tiene como protagonistas a Francisco y Fernando, a quienes quiso agradecer su labor el alcalde de Lepe, Juan Manuel González Camacho. «Un agradecimiento especial, porque no toda la gente colabora de esta manera con la ciencia». El hallazgo ya ha sido bautizado como Leperodón por haber aparecido en tierras leperas y por el término griego odon/odontos, sinónimo de diente. El Megalodon. La especie Carcharocles megalodon apareció hace unos 23 millones de años y se extinguió hace sólo 1,5 millones de años. Es el mayor tiburón que ha existido con una longitud de hasta 20 metros, 100 toneladas de peso, con una fuerza de mordida 35 veces mayor que la del tiburón blanco actual y cuyo diente fósil más grande encontrado (en Estados Unidos) es de unos 18 centímetros de altura. Se alimentaba de ballenas, focas, grandes peces, e incluso de otros tiburones, que habitaban el mar que en aquella época bañaba las estribaciones meridionales Fósil Lepe3 / M. Bautista El paleontólogo Fernando Muñiz explica detalles del hallazgo  al alcalde de Lepe, Juan Manuel González. de la Sierra de Huelva. Tanto el depredador como sus presas han quedado perfectamente preservados entre el abundante y variado registro paleontológico de la provincia de Huelva. En la actualidad, estos vertebrados marinos son objeto de estudio por parte de este grupo de investigación y protagonistas de una tesis doctoral que defendida por Antonio Toscano. A pesar de que se han encontrado varios ejemplares de fósiles, hay mucha polémica sobre las dimensiones. Existe alguno que otro catalogado en 18 centímetros, pero depende de cómo se mida. Y es que este tiburón se movía a lo largo de casi todo el mundo, Italia, Chile o en Sudamérica, donde hay varios yacimientos que también se están investigando. La zona. Hace seis millones de años, todo la zona que ahora comprende la depresión del Guadalquivir, estaba inundada por el mar. Ahora vamos a investigar la zona en busca de otro tipo de fósiles. «Queremos estudiar qué ambiente había, a qué profundidad se encontraba el mar en ese momento, qué condiciones ambientales había, otra fauna que pudiera existir», afirma el paleontólogo Fernando Muñiz. No sólo se trabaja en el reconocimiento de las diferentes especies de tiburones prehistóricos que nadaban por la zona cuando era un mar poco profundo y bajo un clima posiblemente tropical-subtropical; sino que hay abierta una línea muy interesante sobre evidencias fósiles de la interacción depredador-presa, como indican estructuras de las dentadas dejadas por estos tiburones en huesos de mamíferos marinos (ballenas, focas) e incluso aves marinas, y que aportarán datos sobre cuestiones ecológicas y etológicas del pasado. Fósil Lepe4 / M. Bautista Se trata de una de las piezas de mayor tamaño que se han encontrado del Carcharocles megalodon. Recientemente apareció otro fósil encontrado en Beas, también por un particular. «La de los vecinos es una ayuda fundamental para poder seguir indagando y ampliando el catálogo del que puede disfrutar la sociedad», añade el doctor e investigador. Ahora empieza ese proceso de investigación de campo, de los detalles que permitan conocer en qué condiciones vivió el Leperodon en la provincia onubense. Hallazgo en Beas. Los dientes del tiburón gigante prehistórico Carcharocles megalodon son relativamente frecuentes en la provincia de Huelva; aunque se han localizado en municipios tales como Bonares, Beas o Cartaya, siempre que se encuentra uno de sus dientes fosilizados es motivo de asombro y fascinación para los paleontólogos y máxime si éste está entero y bien conservado, como el que se ha hallado en Lepe. Sin ir más lejos, hace algunos años el abuelo de Juan Miguel Caballero tenía una pequeña explotación de arcillas que utilizaba para fabricar y vender ladrillos en las afueras del pueblo de Beas (Huelva). En una de sus habituales jornadas de trabajo encontró un inmenso diente junto a algunos más pequeños. Los extrajo con cuidado y los guardó envueltos en terciopelo amarillo en una caja negra. Pasado un tiempo, Juan Miguel desempolvó la caja donde se encontraban los dientes e intuyendo el valor de las piezas se puso en contacto con el Grupo de Investigación de Ecología y Paleontología Aplicadas de la Universidad de Huelva. Diente Lepe / M. Bautista El fósil se enmarca en un soporte que simula las mandíbulas. Inmediatamente los investigadores advirtieron la importancia del hallazgo. Se trataba de un ejemplar de un gran diente de Carcharocles megalodon, extraordinariamente bien conservado, con una longitud de 15 centímetros del extremo de la raíz a la punta de la corona. El diente preservaba el esmalte y los bordes aserrados todavía afilados. Aunque no es el primer diente de estas características que se encuentra en esta región de la Cuenca del Guadalquivir, por sus dimensiones y preservación, sí constituye un descubrimiento excepcional. Los otros pequeños dientes hallados, no exentos de interés, corresponden a Cosmopolitodus hastalis, el ancestro del actual Tiburón blanco. A partir del conocimiento de los materiales geológicos en los que han sido encontrados, los científicos de la Universidad de Huelva datan estos ejemplares en unos siete u ocho millones de años, correspondientes al Mioceno superior. Según explicó entonces el investigador de la Onubense Manuel Abad, «se trata de un diente excepcionalmente bien conservado, con una longitud de 15 centímetros, del extremo de la raíz a la punta de la corona». El fósil «incluso preserva el esmalte y el serrado de sus bordes afilado», añadió. Hallazgo de fósiles como éste ponen en evidencia el importante patrimonio natural y paleontológico de la provincia de Huelva y subrayan la importancia que posee la colaboración de los aficionados a la Paleontología con los científicos en el avance de esta disciplina. El Leperodon es, por ahora, el último que se ha incorporado al amplio catálogo. Por ahora.

  • 1