Local

Un funcionario de prisiones dice que mató a su esposa por orden del demonio

Un funcionario de prisiones, para quien el fiscal pide 28 años de cárcel por matar a su esposa a puñaladas, ha reconocido el crimen pero ha alegado que se bloqueó y que oía unas voces interiores en las que el demonio le ordenaba matarla.

el 15 sep 2009 / 11:53 h.

TAGS:

Un funcionario de prisiones, para quien el fiscal pide 28 años de cárcel por matar a su esposa a puñaladas, ha reconocido el crimen pero ha alegado que se bloqueó y que oía unas voces interiores en las que el demonio le ordenaba matarla.

En el juicio que ha comenzado en la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, el acusado Rafael S.N., de 40 años, ha expresado su arrepentimiento por lo sucedido y ha explicado que el homicidio se produjo tras una discusión doméstica trivial, ya que amaba a su esposa y nunca la había maltratado.

El homicidio ocurrió en la madrugada del 4 de febrero de 2006 en el domicilio familiar de La Rinconada (Sevilla), cuando el acusado, que no conseguía conciliar el sueño, mantuvo una discusión con su esposa M.A.R. sobre el ruido que hacía el horno microondas.

El acusado presuntamente propinó a su esposa 40 puñaladas, mientras los dos hijos de la pareja, entonces de 7 y 3 años, dormían en la habitación contigua.

En el juicio que se prolongará tres días, la Fiscalía de Sevilla solicita para el acusado un total de 28 años de cárcel por delitos de asesinato y contra la integridad moral, así como el pago de 300.000 euros de indemnización a cada uno de los menores.

El fiscal no aplica ningún tipo de atenuante pero la defensa solicita la absolución por entender que el acusado es inimputable penalmente debido a la enfermedad mental que sufre, que intentará demostrar con un peritaje psiquiátrico que aportará mañana al juicio, han informado a Efe fuentes del caso.

La víctima, de 34 años, había solicitado el día anterior a su muerte una cita en el Instituto Andaluz de la Mujer y por ello la Fiscalía entiende que Rafael la mató de forma "premeditada, fría, cobarde y brutal" cuando se enteró de que pretendía separarse.

En su declaración, el procesado ha manifestado que no recuerda el momento de la agresión, aunque oía unas voces internas en las que el demonio le ordenaba "mátala, mátala" tras mantener una discusión en torno al ruido que hacía el microondas.

El acusado ha negado haber maltratado a su esposa e incluso ha dicho que la animó a estudiar la carrera de Enfermería.

El fiscal, sin embargo, sostiene en su escrito de acusación que el acusado mantenía hacia la víctima una actitud de "hostilidad, frialdad, desvaloración y control", que afectaron a su autoestima.

Según la acusación, la noche del homicidio el procesado sacó a su hijo pequeño de su dormitorio, lo acostó con su hermana y a continuación se colocó a horcajadas sobre su esposa y la apuñaló hasta 40 veces con un cuchillo jamonero, mientras con la otra mano la golpeaba en la cabeza con ayuda de una figura de bronce.

A continuación llamó por teléfono a su hermana, residente en Dos Hermanas (Sevilla), le dijo "ven a por mis niños, que la he matado" y se entregó a la Policía Local.

  • 1