Local

"Un gobierno metropolitano en Sevilla traería conflictos"

El asesor del Plan Estratégico aboga por llegar a pactos concretos

el 24 ago 2010 / 18:37 h.

TAGS:

"El gobierno metropolitano está abocado al fracaso". A Josep María Pascual, coordinador de la entidad América-Europa de Regiones y Ciudades (Aeryc) y asesor del Plan Estratégico Sevilla 2020, no se le arruga la voz a la hora de tachar ese modelo de creador de conflictos, sin entrar en el debate mediático de la autoridad única iniciado, hace ya unos años, por el secretario provincial del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera.


Su experiencia le dicta que el gobierno metropolitano, muy de moda en los años ochenta, se desmorona allá por donde se intenta implantar: Manchester, París, Barcelona... todos tuvieron que claudicar y buscar una nueva fórmula para aunar intereses entre municipios. Pascual, consciente de ello, aconsejó a Sevilla que, en vez de embarcarse en ese sueño del gobierno metropolitano que aún no ha iniciado, apostara fuerte por una política de "pactos concretos entre los ayuntamientos y con la presencia de los agentes económicos y sociales".


"Plantear un gobierno metropolitano en Sevilla traería conflictos", argumenta. Pascual pone de ejemplo a Barcelona, cuyo gobierno metropolitano se disolvió por la falta de peso de la Generalitat -fue la que decidió eliminarlo- y el conflicto generado por el reparto de dinero y peso político de cada municipio en esta institución. La situación se ha revertido este año y, de hecho -explica Pascual-, los municipios han firmado recientemente acuerdos específicos en transporte, medio ambiente y agua.


Pascual está convencido de que se pueden conseguir estos acuerdos concretos en Sevilla. "El reto es sellar pactos puntuales para desarrollar temas de interés metropolitano como transporte, agua o vivienda", señala, pero recordando que no hay que delimitar un territorio fijo, sino que parte de la premisa de que si se acogen 20 municipios es mejor que 15, ya que "lo único importante es sumar intereses".


Dentro de estos acuerdos no sólo se antoja clave la participación de los agentes económicos y sociales, sino también de la Junta de Andalucía. El experto piensa que no se debe apartar a las comunidades autónomas del proceso, sino que es ventajoso hacerla partícipe y, así, que no haya problemas ni con esta administración ni con los entes locales sobre las competencias de cada uno, que fue el gran hándicap en el funcionamiento de los gobiernos metropolitanos en Europa. Con estos acuerdos puntuales -aclara Pascual- los municipios metropolitanos y la Junta "articulan sus competencias pero sin renunciar a ellas".


Ventajas. La Gran Sevilla parte con ciertas ventajas según este asesor del Plan Estratégico. La primera de ellas es que carece de gobierno metropolitano y, por tanto, es una tabla rasa, sin los errores y fracasos que han tenido otras grandes aglomeraciones. Las otras virtudes que detecta Pascual son que tiene la hoja de ruta de su desarrollo metropolitano marcada -el conocido Potaus- y que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla no está ideado con vistas a la capital, sino que "está concebido en el ámbito metropolitano".

  • 1