martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Un Goya para 80 onubenses

Cuando el portorriqueño Benicio del Toro recogió el pasado domingo el Goya al Mejor Actor Protagonista por su papel en Che, el argentino, no sabía que ochenta onubenses lo levantaban con él: los vecinos de la aldea (El Buitrón) en la que se inspiró la película para recrear la Bolivia que muestra el filme.

el 15 sep 2009 / 22:18 h.

TAGS:

Fermín Cabanillas (EFE)

Cuando el portorriqueño Benicio del Toro recogió el pasado domingo el Goya al Mejor Actor Protagonista por su papel en Che, el argentino, no sabía que ochenta onubenses lo levantaban con él: los vecinos de la aldea en la que se inspiró la película para recrear la Bolivia que muestra el filme.

Y es que pocos saben que Andalucía tuvo un papel determinante en la historia sobre el Che, que fue dirigida por el norteamericano Steven Soderbergh. El cineasta localizó en Huelva la aldea ideal para recrear un pueblecito boliviano, al tiempo que se valió del municipio gaditano de Grazalema para reproducir la selva.

La relación entre Soderbergh y la aldea onubense de El Buitrón se inició a finales de 2006, cuando la visitó por primera vez la aldea Félix Rosell, director de localizaciones de la película. Fue él quien tuvo la habilidad de fijarse en esta localidad dependiente de Zalamea la Real, en el centro de la provincia, y recrear allí el trayecto del Che Guevara y su guerrilla a través de las escarpadas quebradas del sureste boliviano.

Rosell localizó puntos de rodaje en parajes de Zalamea la Real como Piedras Blancas, El Alto de los Barreros, La Rivera del Manzano, La Fuente de la Picota y los alrededores de la aldea de Marigenta. Semanas después, el propio Steven Soderbergh bajaba de un helicóptero en El Buitrón, acompañado, entre otros, de Jesús García, componente de La otra mirada. Ésta es una asociación cultural que promueve una web que es un referente para la cultura de la comarca y que fue determinante en el trabajo de los cineastas.

El alcalde pedáneo de El Buitrón, José García, recuerda "lo bien que se portó todo el mundo del equipo de rodaje y lo bonito que dejaron todo". "Había cierto miedo -admitió- a cómo se podía quedar la aldea, pero se portaron estupendamente".

Tanto se implicaron los vecinos del pueblo en el rodaje, que la productora de la película quiso agradecérselo con una donación a la Hermandad de la Cruz de Mayo de la aldea.

  • 1