Local

Un grupo de marroquíes apedrea a la Policía en la frontera de Melilla por exigirles el visado para entrar

Esta petición equivale a la denegación de entrada porque es un  requisito que la práctica totalidad de ellos no puede cumplir 

el 05 nov 2012 / 13:09 h.

TAGS:

Un grupo de unos 15 marroquíes ha protagonizado un nuevo  apedreamiento contra la Policía española en la frontera como protesta  por la exigencia del visado a los residentes en Nador, la provincia  marroquí más cercana a Melilla, para acceder a la ciudad española,  según han informado a Europa Press fuentes policiales.

El hecho ocurrió pasadas las 21.00 horas de este domingo cuando  este grupo inició la agresión con el lanzamiento de objetos  contundentes, entre ellos piedras, contra los agentes del Cuerpo  Nacional de Policía que realizan el control documental, lo que obligó  al cierre parcial de las verjas y agilizar el paso de vehículos.

El hecho fue de menor envergadura al ocurrido en el segundo día de  la fiesta del Aid El Kebir o pascua grande de los musulmanes, el  pasado 27 de octubre, cuando decenas de individuos comandados por el  conocido activista Said Chramtti --que tiene prohibida la entrada en  Melilla por sus problemas con la Justicia española-- llevaron a cabo  un apedreamiento.  

También fue por los mismos motivos que el de anoche: la exigencia  del visado a los residentes en Nador para pasar a Melilla,  un  requisito que la inmensa mayoría de ellos no puede cumplir ya que  debe ser expedido por el Consulado de España.

Esta exigencia de visado se trata de una petición que la policía  solo realiza los fines de semana y festivos a partir de una  determinada hora y también por las noches mientras el resto de la  semana sólo es necesario el pasaporte de acuerdo con el trato de  buena vecindad por el que los nadorenses pasan cruzan la frontera con  pasaporte y los melillenses únicamente con el DNI.

Si el 27 de octubre el incidente se prolongó durante dos horas y  media, anoche fue de unos quince minutos, según testigos, que  apuntaron que la cola de vehículos formada para entrar a Melilla, de  vuelta tras pasar el domingo en Marruecos, fue agilizada para evitar  ser dañados por los objetos que se estaban arrojando. Asimismo,  durante la protesta el paso peatonal de entrada a nuestra ciudad  estuvo cerrado momentáneamente.

No se sabe de heridos ni de detenidos en un suceso que no se prolongó  más allá de las 21,30 horas.

  • 1