Local

Un grupo del 15-M cerca el Parlamento de Cataluña

Detenidos seis ‘indignados’ por enfrentarse a la Policía e increpar y atacar a los diputados.

el 15 jun 2011 / 10:02 h.

TAGS:

Los indignados han bloqueado los accesos al Parlamento catalán.

La primera jornada del pleno de presupuestos en el Parlamento de Cataluña comenzó ayer de forma abrupta. Un grupo de indignados cercó el edificio e impidió que los diputados pudiesen acceder con normalidad a la Cámara. El presidente, Artur Mas , consejeros y varios diputados fueron trasladados en helicópteros hasta el edificio para poder asistir al debate de presupuestos.

Los incidentes fueron de tal gravedad que la Policía realizó varias cargas policiales, hubo seis indignados detenidos y 45 personas resultaron heridas en estos enfrentamientos, entre ellas 18 mossos d'Esquadra. La situación se normalizó por la noche y los parlamentarios pudieron salir de la cámara sin mayores complicaciones, pero para evitar que los hechos fuesen a mayores y se repitan en el día de hoy Mas lanzó una advertencia al justificar que los Mossos puedan acabar utilizando la fuerza contra los violentos, ante los altercados, el "caos" y la "indignidad".

Mas resaltó que en un país democrático, las fuerzas de seguridad "no están por la represión, sino por la seguridad", y que precisamente, tienen el monopolio del uso de la fuerza con la finalidad de garantizar la convivencia. Pidió comprensión a la ciudadanía por si, fruto de la acción policial, acaban viendo escenas violentas contra los manifestantes a través de los medios de comunicación, y lamentó que se hayan "traspasado líneas rojas" con actos de violencia física y verbal contra los diputados. "Siento tristeza por lo ocurrido", dijo.

Este malestar invadió a todos los parlamentarios que coincidieron en expresar que sienten una profunda "indignación" ante la deriva del Movimiento del 15-M , después de que por el uso de la violencia se haya tratado de impedir su acceso a la cámara autonómica.

Algunos de ellos sufrieron la violencia en su propia carne: a la secretaria de la mesa y exconsejera socialista Montserrat Tura le pintaron una X en su gabardina, mientras que tiraron spray rojo al exnúmero 2 de Interior y diputado de ICV-EUiA, Joan Boada. Al diputado de CiU Gerard Figueras (JNC) le robaron uno de los dos maletines con los que iba al Parlamento y le intentaron arrebatar el otro.

Otros fueron insultados, recibieron escupitajos y les tiraron agua cuando trataron de acceder a pie al Parlamento catalán. Incluso al único diputado ciego de la cámara catalana, Josep Maria Llop (CiU), le intentaron robar el perro guía cuando acudía al hemiciclo.

Llamada de Zapatero. Esta violencia fue duramente criticada por los políticos españoles. Así, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó que está "en contra de cualquier manifestación de violencia que impida el ejercicio de derechos". Asimismo, Zapatero se puso en contacto por teléfono con Mas para interesarse por los incidentes y para trasladarle el apoyo del Gobierno en todo aquello que necesite para gestionar la situación, según informaron a Europa Press fuentes gubernamentales. Horas antes, el vicepresidente y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya se había puesto en contacto con Mas para ofrecerle el apoyo del Ejecutivo tras los incidentes registrados durante la mañana.

También el presidente del PP, Mariano Rajoy, condenó los hechos y señaló que "los derechos individuales de las personas, la Ley y la voluntad de la mayoría tienen que ser respetados".

Por su parte, el presidente del Congreso, José Bono, dijo "estar indignado por la protesta realizada por los simpatizantes del Movimiento 15-M en Barcelona", aunque portavoces de este movimiento se desmarcaron de estas actitudes violentas y los indignados que ayer acamparon ante el Parlamento catalán defendieron que la mayoría se comportó de forma pacífica frente a una minoría, a la que atribuyeron los altercados como insultos y lanzamiento de agua y pintura, y defendieron el bloqueo como una "desobediencia activa no violenta, pacífica pero determinada".

En un comunicado, los indignados aseguraron que el "gran grueso de la gente practicó una estrategia de resistencia activa no violenta". Los indignados consideraron "inadmisible" que se les pretenda culpar de todas las muestras de descontento social y subrayaron que gracias al pasillo creado por ellos en el centro de la protesta, los diputados pudieron acceder al Parlamento.

Pero no sólo hubo ayer protestas en el Parlamento. Más de un millar de indignados protagonizaron ya por la tarde una sentada en plaza Sant Jaume, sede de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. En actitud pacífica y festiva, los manifestantes lanzaron cánticos como "Manos arriba, esto es un contrato", "El pueblo unido jamás será vencido", "Botín a prisión", y "Mucha policía, poca diversión".

Con pancartas como "Más recortes en educación, menos futuro para la población" y "No me des un porrazo, dame un abrazo" volvieron a hacer suyas las reivindicaciones contra el orden socioeconómico. Esta protesta la abandonaron para volver a las inmediaciones del Parlamento, pero decidieron no pasar la noche ni acudir por la mañana al Parlamento, aunque no se descartar acciones individuales.


  • 1