Un guardia civil salva la vida a una anciana en el polígono La Isla de Dos Hermanas

Una pareja de guardias civiles dejaron por unos minutos de poner multas y atender partes de accidentes de tráfico para convertirse en los ángeles de la guarda de una anciana que no murió gracias a su intervención.

el 18 nov 2009 / 19:43 h.

Una pareja de guardias civiles dejaron por unos minutos de poner multas y atender partes de accidentes de tráfico para convertirse en los ángeles de la guarda de una anciana que no murió gracias a su intervención.

Ellos acababan de parar un vehículo en una rotonda del polígono La Isla, en el límite entre Dos Hermanas y Coria del Río. Estaban pidiendo el carné de conducir al conductor, cuando les llegó un coche en dirección contraria pidiendo auxilio. "Era un chico que nos rogaba que ayudáramos a su abuela, que iba en el asiento del copiloto con los ojos cerrados y la cara morada", contó ayer uno de los agentes que, con prontitud, se dispuso a actuar para salvar a la mujer, de 75 años.

Por fortuna para la anciana, sólo cuatro días antes del suceso, que tuvo lugar el pasado martes, el agente había recibido un curso impartido por el 061 sobre reanimación cardiopulmonar básica. Un pequeño milagro o "una grandísima casualidad", como expresó el agente. Éste sacó, con ayuda de su compañero de patrulla, a la anciana del coche, la tumbaron en el suelo y, durante cinco minutos, le realizó un masaje de reanimación hasta que "recuperó el pulso". Estuvieron así los dos hasta que llegó una ambulancia del 061.

El médico, tras comprobar su estado, reconoció que sin la actuación de los guardias civiles "la mujer hubiera fallecido", ya que se encontraban a alrededor de 10 kilómetros del hospital de Valme. Gracias a esta intervención, la anciana no sólo sobrevivió, sino que fue trasladada a planta y recibirá el alta en las próximas horas.

"Nunca me sentí más realizado en toda mi vida", confesó el agente, que vio en este acto un aliciente especial frente a su tarea diaria en las carreteras. Eso sí, también se desmarcó de aquellos que ya lo catalogan como héroe o ángel de la guardia, ya que considera que cualquiera en su lugar, con una formación adecuada como la que recibió recientemente, habría hecho lo mismo y habría salvado esa vida.

  • 1