sábado, 23 marzo 2019
15:43
, última actualización
Local

Un helecho contamina las aguas del Ribera del Cala en la Sierra Norte

La azolla, una especie de helecho acuático altamente invasora, vuelve a aparecer en la superficie de las aguas del Ribera del Cala en Almadén de la Plata. Ecologistas en Acción alerta de su presencia mientras la Agencia Andaluza del Agua sostiene que está controlada.

el 16 sep 2009 / 07:40 h.

TAGS:

A. V.

La azolla, una especie de helecho acuático altamente invasora, vuelve a aparecer en la superficie de las aguas del Ribera del Cala en Almadén de la Plata. Ecologistas en Acción alerta de su presencia mientras la Agencia Andaluza del Agua sostiene que está controlada.

La principal invasión de esta especie se produjo en 2005. Desde entonces se viene realizando un seguimiento cada 15 días y en ningún caso se llegó a los niveles de hace cuatro años. En este control se nota cómo en primavera y en otoño es cuando más proliferan.

La Agencia Andaluza del Agua expuso que en 2008 se colocó una barrera flotante a la altura de la potabilizadora de Santa Olalla de Cala con el fin de determinar la forma de aparición de este helecho y adelantarse a una posible invasión. Los técnicos comprobaron así que aparece por germinación cuando las condiciones del agua lo favorecen. Junto a la barrera flotante y en la parte recreativa del río se instalaron carteles que informan sobre la azolla, que procede de América, y otras especies exóticas.

Mientras que la Junta de Andalucía afirma que se han establecido las medidas oportunas para su control, Ecologistas en Acción denuncia que esta especie "tapiza la superficie del agua impidiendo el desarrollo de la vida en el tramo de río afectado". Según ellos, en el río se dan una condiciones que favorecen su aparición, como la alta concentración de fósforo procedente de los vertidos y las elevadas temperaturas debido a que carece de la protección que le daría un bosque.

En total, según sus datos, estarían afectados 15 kilómetros. Recuerdan que el río es embalsado aguas abajo en el pantano del Cala, "por lo que una explosión de esta especie puede provocar una pérdida masiva del oxígeno disuelto en el agua generando las condiciones anaeróbicas que favorecen la presencia de bacterias patógenas como las causantes de botulismo". Por contra, la Agencia Andaluza del Agua desmiente que haya "ningún peligro", y si existiera en un futuro, con el control establecido se actuaría previamente.

  • 1