Local

Un hijo de Gadafi dice que su padre está dispuesto a compartir el poder

Los rebeldes festejan ya la caída del régimen en Trípoli coincidiendo con el fin del Ramadán.

el 31 ago 2011 / 21:20 h.

TAGS:

Libios celebran el fin del Ramadán en la plaza que ahora llaman de los Mártires.

Cada hora que pasa parece más claro que el régimen de Muamar Gadafi tiene pocas opciones de mantener el control de Libia. Ayer su hijo Saadi Gadafi aseguró que él es el encargado de negociar con los rebeldes. El jefe del Consejo Militar revolucionario de Trípoli, Abdelhakim Belhach, había asegurado poco antes que el hijo del coronel libio quería entregarse y unirse a ellos.

"Los rebeldes son hermanos", indicó Saadi, asegurando que su padre está dispuesto a "compartir el poder" con los rebeldes y que las tropas oficialistas podrían abandonar las armas para evitar un "derramamiento de sangre", informa Al Arabiya.

Todo esto ocurre después del ultimátum de tres días que el martes dieron las fuerzas revolucionarias para que las huestes del régimen se rindan en las pocas ciudades que aún controlan, incluida Sirte, el bastión del coronel.

Por contra, otro hijo de Gadafi, Saif, aseguró ayer disponer de unos 20.000 hombres armados en esta localidad. Además, rechazó que los rebeldes hayan tomad Bab al Aziziya, el complejo residencial de su padre, pese a todas las imágenes que lo documentan. "La victoria está cerca", afirmó Saif, insistiendo que sus tropas están ganando terreno cerca de Trípoli.

Además, los rebeldes libios detuvieron ayer a Abdelati Obeidi, ministro de Exteriores de Gadafi. El jefe diplomático del régimen se encontraba en su granja de la localidad de Yanzur cuando los revolucionarios le arrestaron.

Mientras, miles y miles de libios se concentraron poco después del amanecer en la famosa Plaza Verde de Trípoli para celebrar el fin del mes de ayuno del Ramadán y dar gracias a Dios por el colapso de la dictadura.

Por su parte, el Consejo de Transición libio ha fijado los pasos que llevarán a las elecciones democráticas con observadores de la ONU en 18 meses, que comienzan a contar desde la captura o muerte de Gadafi. Los líderes rebeldes han rechazado además cualquier despliegue de fuerzas internacionales u observadores en el país.

Por último, España está dispuesta a desbloquear los fondos libios congelados en el país.

  • 1