martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Un huido de un centro de menores confiesa que mató al indigente

La Policía ha puesto rostro a los asesinos de Pedro Martínez, el mendigo que murió tras recibir un golpe en la cabeza el pasado jueves de madrugada. Se trata del adolescente, huido de un centro de menores de Córdoba.

el 15 sep 2009 / 20:17 h.

TAGS:

La Policía ha puesto rostro a los asesinos de Pedro Martínez, el mendigo que murió tras recibir un golpe en la cabeza el pasado jueves de madrugada. Se trata del adolescente, huido de un centro de menores de Córdoba, que fue el último que vio con vida al fallecido y un segundo indigente que ha sido inculpado por el joven.

El Niño. Así es como se le conoce en la calle. Un chaval de 17 años, con problemas de drogas, que hace pocos días se había escapado de un centro de menores en Córdoba. El miércoles pasado llegó a su casa, en la barriada onubense de Las Colonias, con la ropa manchada de sangre. Había golpeado en la cabeza a un hombre y se lo contó a su padre, con quien volvió a la escena del crimen, pero ya era tarde. Pedro había muerto y El Niño corrió en busca de ayuda para que alguien llamara a la Policía.

Una pareja de novios que paseaba por allí dio aviso a la ambulancia y a la Policía Nacional. Eran las 00.28 horas de la madrugada del jueves. Los médicos sólo pudieron certificar la muerte de Pedro y el juez ordenó el levantamiento del cadáver a las 2.30 horas.

El Niño fue considerado desde el principio como una pieza clave para la investigación, dado que fue el último en ver al indigente con vida. Antes de ser llevado a comisaría, el presunto autor del crimen habló con este periódico y explicó que la víctima le había pedido ayuda. Sin embargo, la Policía Nacional, dadas las contradicciones de El Niño y las diversas pruebas físicas registradas en la escena del crimen, señaló al joven como principal sospechoso. Éste no tardó en derrumbarse y confesó que había matado a Pedro Martínez Cardona, según confirmó ayer el comisario jefe provincial, Miguel Rodríguez Durán. Añadió que el móvil del crimen podría ser el robo.

contradicciones. En su declaración, El Niño inculpó a una segunda persona, un indigente de 58 años que responde a las siglas P.G.R., que fue puesto ayer a disposición judicial, sin que haya trascendido cuál es su implicación en los hechos.

El Niño fue interrogado en la madrugada del jueves y detenido posteriormente el viernes a las 16.30 horas, junto a su padre. Éste quedó en libertad, y horas después su hijo confesó el asesinato. El sábado por la mañana, el presunto asesino pasó a disposición del juez de menores, que ordenó su inmediato internamiento en un centro de menores de la provincia de Cádiz, donde se encuentra en estos momentos. Se da la circunstancia de que el chico, sometido a un expediente de protección de la Junta de Andalucía por problemas de drogadicción, se encontraba fugado de un centro de menores en Córdoba. El menor, además, frecuentaba las reuniones que mantenían en la zona personas desarraigadas para compartir conversaciones y a veces bebidas alcohólicas.

En la misma noche de los hechos, un mendigo contó a la Policía Nacional que El Niño había agredido por la tarde al indigente fallecido. La víctima, bastante conocida en la capital, vendía ramilletes de flores en la calle Concepción, y los vecinos de la zona, consternados por el suceso, han depositado en el portal, donde ubicaba su puesto, flores y mensajes de repulsa por su muerte.

  • 1