Un 'Hyde Park' en las graveras de La Rinconada

Miles de rinconeros y la Corporación municipal inauguraron ayer su nuevo pulmón verde, de más de 15 hectáreas

el 07 dic 2014 / 12:00 h.

7 Si Nueva York tiene su Central Park, Londres su Hyde Park o Madrid, el parque del Retiro, La Rinconada también tenía derecho a ver cumplido el sueño de tener su gran pulmón verde. Lo que a mediados de los años 50 eran terrenos que se destinaban al cultivo de cereales, leguminosas y árboles frutales y que a final de los años 80 –aunque sería mejor hablar ya de los 90– adquirió una empresa para explotar la cantera Los Labrados, desde ayer son más de 150.000 metros cuadrados destinados al respeto medioambiental, el deporte y el ocio, bajo el nombre de parque de Las Graveras. Una transformación que ayer no se quiso perder nadie, ni los perros, que se colaron entre las piernas de las personas para ser los primero en la fila durante el discurso protocolario que finalizó con una suelta de globos, en la que participaron tres miembros de un centro de personas con discapacidad, en vez de cortar la tradicional cinta, como símbolo de que el parque de Las Graveras es para el disfrute, per también la responsabilidad, de todos. «Un sueño realidad». Eso es el parque de Las Graveras para el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández. Lo que hace unos cuantos años era dos cajas llena de documentos y un proyecto, a priori, solo apto para mentes que veían en una gravera un terreno destinado a algo más que una actividad industrial, ayer aquella ilusión se hizo realidad. Este parque, concebido como algo más que una zona bonita y de ocio, se guiará por las premisas rinconeras en cuanto al cuidado medioambiental se refiere. Y es que, como destacó Fernández, para el Consistorio el medio ambiente «genera calidad de vida», lo que convierte a La Rinconada en «una ciudad amable». 01_parque las graveras LA RINCONADA La industria extractiva de arcillas rojas, grava y arena de los años 90 sacó a la luz una gran lámina de agua y la consecuente inestabilidad del terreno, que se agravó ante la inactividad de la zona. Sin embargo, el resurgir ha sido posible después de que en el año 2007 los suelos del actual parque se incorporaran como espacio libre al Plan General de Ordenación Urbana de La Rinconada. Desde aquel momento, el trabajo incesante llevó a que en el año 2009, el Ayuntamiento adquiriera los terrenos y empezara a construir lo que desde ayer disfrutarán miles de vecinos rinconeros y de otros pueblos vecinos, quienes cuentan con una zona de aparcamiento en los alrededores del parque. El asombro de las miles de personas que ayer vieron cómo ha resurgido un espacio árido no era para menos. En medio de las 15,4 hectáreas de parque, reina una lámina de cerca de 60.000 metros cuadrados que se destinará principalmente a actividades deportivas. De hecho, con motivo de la inauguración, se celebró un triatlón, que demostró la valentía y el dominio de la natación en este tipo de agua. Y es que, el lago de Las Graveras está destinado a la práctica deportiva y, en el caso de la natación, a aquellos que dominan las aguas algo turbulentas. Deporte y pesca. Ayer ya pescaba a los primeros amantes de la caña en una zona habilitada para la pesca. Y para deportes algo más tranquilos, como la caminata, este parque cuenta con un recorrido perimetral de unos dos kilómetros, en la que se integra una pasarela flotante, en la que por seguridad no puede haber más de 30 personas. El Hyde Park rinconero cuenta también con una zona de juegos saludables, perfectos para el mantenimiento de los mayores y pura diversión y aventura para los más pequeños que ayer se colgaban cual mono por la jungla de una barra a otra. Y aunque no es comparable a una selva, el parque de Las Graveras es el ejemplo perfecto de naturaleza integrada en la ciudad. Más de 60.000 metros cuadrados de espacios libres en los que se conjugan microespacios para los más pequeños, –con varios módulos de parque–, zona de merendero, un jardín botánico y miradores. Zonas de recreo que casan con 580 metros cuadrados de edificaciones que albergan una cafetería, la zona de recepción y un centro deportivo, que ayer eran testigos del ir y venir de curiosos que se afanaban por conocer un parque que es sin duda un espacio para vivirlo. Pero si las zonas verdes, la alternativa deportiva y la posibilidad de compararse con parques emblemáticos de grandes ciudades hacen de Las Graveras un lugar atractivo, lo es más si se tiene en cuenta que el parque aspira a mejorar el acceso del municipio. El terreno conecta con la A-8001, que comunica San José de La Rinconada con La Jarrilla, así como con la futura ronda sur. El punto y final de las obras se puso en abril, pero hasta que no se licitó, adjudicó y formalizó el contrato no se ha podido inaugurar. La empresa encargada de gestionar el parque es Ecoeduca, que generará una veintena de puestos de trabajo tanto para atender las actividades infantiles, deportivas y la propia cafetería, y que desde ayer trabajan sin cesar con la ilusión de formar parte de este proyecto. El parque de Las Graveras ha supuesto una inversión de 2,3 millones euros, que no hubiera posible sin la ayuda del proyecto Feder Integraverde. Un proyecto que no pretende impulsar un parque, sino que se conciba como un foco de formación, empleo y sensibilización. Porque, qué mejor que vivir la naturaleza que en un parque como Las Graveras.

  • 1