Local

Un informe científico advierte que el dragado del Guadalquivir afectaría "negativamente" al estuario

el 15 oct 2010 / 16:09 h.

TAGS:

Un informe científico elaborado por las Universidades de Granada,  Córdoba y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)  desde el año 2008 sobre el estuario del Guadalquivir ha concluido que  el dragado de hasta ocho metros de profundidad que pretende llevar a  cabo el Puerto de Sevilla en el estuario del río Guadalquivir  repercutiría "negativamente a la dinámica, morfología y biodiversidad  del estuario".

Según este estudio, denominado 'Propuesta metodológica para  diagnosticar y pronosticar las consecuencias de las actuaciones  humanas en el estuario del Guadalquivir', al que tuvo acceso Europa  Press, la dinámica mareal "no es capaz de mantener el calado menos  seis, por lo que tendrá menos capacidad de hacerlo con el menos ocho  y será necesario realizar labores de mantenimiento".

En este sentido, la investigación, coordinada por el catedrático  de la Universidad de Granada Miguel Angel Losada y el investigador  del CSIC Javier Ruiz Segura, las demandas actuales sobre el estuario  y su entorno "no se pueden satisfacer simultáneamente ni en cantidad  de agua ni en calidad", por lo que en la situación actual "es  prácticamente imposible optimizar todos los usos a su máximo nivel,  sobre todo en años secos".

"Cualquier actuación concebida para garantizar de forma individual  cualquiera de las demandas actuales o futuras conlleva  inevitablemente una reducción de la probabilidad de satisfacer  adecuadamente el resto de demandas", advierte el estudio, que resalta  como única consecuencia positiva del dragado "la reinundación de  llanos mareales en el entorno de Doñana".

Pero no sólo desaconseja el informe la ampliación del dragado  desde los 6,5 metros de profundidad de la actualidad hasta los ocho,  sino que también advierte que el sistema de riego del arrozal, el  levantamento del dique del río y la construcción de nuevas  instalaciones en la margen izquierda de la desembocadura del río  "afectarían a los factores críticos y sus consecuencias".

Así, el documento refleja como una ampliación de la superficie del  arrozal --actualmente más de 3.600 hectáreas potenciales-- conlleva  el "incremento de la demanda de agua dulce, lo cual, si se extrae del  caudal circulante por el estuario, reduce aún más la biodiversidad  del sistema, favorece los episodios de toxicidad y condiciona la  única alternativa posible para controlar los episodios de turbidez  extrema o toxicidad".

Igualmente, los investigadores concluyen que el levantamiento del  muro del río, acción prevista dentro del Plan Doñana 2005,  "potenciaría la inundación por la marea de algunos llanos mareales,  salinizando algunos entornos que hoy en día son dominios de agua  dulce". Además, señala, "contribuye a generar asimetría entre  llenante y vaciante, corregir el desequilibrio de la desembocadura y  aumentar el volumen de agua y sustancias exportado hacia el mar en  cada ciclo de marea".

También, alerta de que la construcción de nuevas instalaciones  (obras de abrigo) en la margen izquierda del río "favorece la  profundización asimétrica del canal de navegación y de las secciones  transversales de la desembocadura".

A ello, hay que añadir que la subida del nivel medio del mar que  previsiblemente se producirá a lo largo de los próximos 50-100 años  "supondrá un aumento de la superficie inundada y un incremento del  prisma de marea que afectarán a los usos actuales".

Además, señalan que, en el régimen de caudal bajo, las variaciones  de las características de la onda de marea, de las curvas de recesión  de la salinidad del régimen y de los máximos de turbidez inducidos  por el dragado propuesto "se solapan con las que pueden inducir las  otras actividades mencionadas, por lo que será complejo identificar  sus efectos directos para, en su caso, exigir y distribuir las  oportunas responsabilidades".

Frente a ello, para minimizar los efectos negativos y potenciar la  evolución del estuario y su adaptación a la variabilidad climática  los investigadores recomiendan "la implantación de la gestión  integral de los recursos naturales del estuario y su entorno,  manejando con sabiduría los recursos disponibles de agua dulce,  realizando en tiempo, lugar y magnitud, las labores de mantenimiento  del dragado y promoviendo el desarrollo de la industria marisquera y  pesquera".

FACTORES CRITICOS EN EL ESTUARIO

Además, el informe realiza una síntesis de los factores críticos  que en la actualidad amenazan al río Guadalquivir, como son la  ocupación de los llanos mareales por explotaciones agrícolas y el  control del acceso al Espacio Natural de Doñana "han reducido el  prisma de marea, lo que impide que el estuario pueda estar en  equilibrio y determina, por consiguiente, la entrada de sedimentos  por la Punta del Malandar, que la costa de los arenales de Doñana  esté en regresión y que se erosione la margen izquierda del  Guadalquivir".

Asimismo, la presa de Alcalá del Río (Sevilla), además de  controlar las descargas fluviales, "provoca la reflexión de la onda  de marea, lo que determina la formación de barras y la reducida  renovación de la aguas en la parte alta del estuario".

También, se recoge en el documento que durante más del 80 por  ciento de los días del año, la descarga fluvial es "insuficiente para  evitar que las masas de agua estén bien mezcladas, lo que impide su  estratificación". En esas condiciones, apunta, "los sólidos en  suspensión limitan severamente la fotosíntesis y la biodiversidad y  se favorece la permanencia de fitoplancton tóxico en el estuario".

Además, el "fuerte desequilibrio" en que actualmente se encuentra  el ecosistema del estuario "inhibe el papel que naturalmente debería  cumplir como zona de reclutamiento para numerosas especies de interés  pesquero, con importantes efectos sobre el potencial de capturas en  la región".

A todo ello, hay que añadir, la ocurrencia de otros agentes como  el viento o el oleaje en la desembocadura, que "intensifican estos  factores y potencian la ocurrencia de episodios de turbidez extrema y  toxicidad".

Este documento fue presentado en el día de ayer en Sevilla a los  miembros de la comisión científica sobre el dragado del río  Guadalquivir, compuesta por los mismos integrante de la Comisión  Doñana 2005, que son los que tendrán que elevar una propuesta sobre  el dragado al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino  (MARM), para que éste de luz verde o no a la actuación pretendida por  el Puerto de Sevilla.

  • 1