Local

Un instituto adapta la cafetería y la biblioteca para dar clases

El Ayuntamiento ha pedido a Educación que instale módulos prefabricados en el Ponce de León, donde hay incluso un despacho en el hueco de una escalera.

el 04 mar 2010 / 20:36 h.

TAGS:

Dar un paseo por el instituto Ponce de León depara más de una sorpresa al visitante. La falta de espacio físico en el edificio le ha llevado, por ejemplo, a habilitar "como aula provisional parte de la cafetería del centro", ya que "tiene saturadas todas sus instalaciones". Así de claro lo explica la concejal de Educación, María José García Arroyo, y así de simple es comprobarlo al acudir al centro educativo.

Un tabique de pladur es sinónimo de una nueva aula. Hablar de Matemáticas o Lengua teniendo de fondo el sonido de la cafetería y el bullicio de los desayunos se convierte aquí en una tónica habitual, ya que sólo una fina pared, creada recientemente, divide ambos espacios.

Lo último que han tenido que hacer este curso es utilizar la biblioteca, donde la consulta de libros es más que complicada al estar llena de pupitres. "Cuando un profesor nos ha propuesto realizar alguna actividad aquí, le hemos tenido que decir que espere hasta que mejore la meteorología dentro de algún tiempo y la realice en el patio, porque de otra forma es imposible", comenta la directora, María José Capote, mientras se acerca a la escalera de acceso a la segunda planta donde espera otra sorpresa: un despacho de tutorías bajo la escalera que "no es muy digno y no es grande, pero es lo que tenemos".

La solución más factible en estos momentos pasa por la demanda planteada a la delegación provincial de Educación para que instale módulos prefabricados. "Nuestro centro educativo tiene bastante espacio exterior. Además, con la situación de crisis económica que tenemos, vemos la solución más rápida y efectiva la instalación de estas caracolas, ya que la ampliación del instituto tardaría mucho más tiempo", afirma la directora, que trabaja, junto a la edil de Educación, para que se lleve a cabo la citada reforma.

Lo que parece claro es que, como no tomen medidas, pronto no será extraño dar clase con la tostada o el café en la mano.

  • 1