Local

Un instituto para la esperanza

Sevilla cuenta desde ayer con un instituto de investigación en el que 300 científicos de primer nivel buscarán nuevas técnicas médicas con las que mejorar la calidad de vida de los andaluces. El Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) se inauguró ayer -no sin avatares, ya que una sonora protesta de los funcionarios de la Junta hizo temer un boicot mayor al acto- con el fin de "alimentar la esperanza" en la búsqueda de técnicas curativas para enfermedades como el alzhéimer y el cáncer, entre otras.

el 19 nov 2010 / 12:49 h.

TAGS:

El profesor e investigador José López Barneo será el encargado de tripular este proyecto, después de que hace ahora diez años desembarcara en el Virgen del Rocío en el Laboratorio de Investigaciones Biomédicas, germen del IBIS. Barneo, de hecho, se mostró muy agradecido con las instituciones que han hecho posible el "sueño" de contar con unas instalaciones como las de este instituto, en las que se trabajará "en realidades y no en promesas". El director del IBIS se marcó como objetivos de trabajo la calidad, la vocación internacional del centro, la independencia y el equilibrio entre todos los organismos involucrados en el proyecto: CSIC, la Universidad de Sevilla y la Consejería de Salud. Sus 18 millones de euros de inversión y su apuesta por este sistema (que será copiado en Granada, Málaga, Cádiz y Córdoba) han conseguido ya, cuando todavía el IBIS no ha empezado a trabajar, que el modelo "sea aplaudido en otros lugares del mundo", subrayó López Barneo al término de su discurso.


El presidente de la Junta recalcó en su intervención la "apuesta pública por el conocimiento como motor del cambio". Aunque en tiempos de crisis es "difícil" señalar cuáles son las prioridades, José Antonio Griñán no se movió un ápice de su discurso desde que fue nombrado presidente de la Junta: el mejor euro invertido es el que se destina a educación. Porque ésta "nos enseña la curiosidad, nos enseña a buscar explicaciones y nos hace ciudadanos que dialogamos" (los gritos y consignas de "sinvergüenzas" de los funcionarios públicos aún se hacían oír fuera del edificio). "No se trata de salir de una crisis sino de saber aprovecharla", sentenció Griñán.

El rector de la Universidad de Sevilla, que tachó de "injusto" no reconocer el esfuerzo que está haciendo el Gobierno andaluz por la educación superior y la investigación, anunció que, alrededor del IBIS, la Universidad pivotará una apuesta docente que arrancará el curso próximo con la incorporación a la oferta de grados del de Biomedicina. Además, al entorno del Virgen del Rocío acogerá Farmacia, Óptica y el núcleo de Medicina, sobre la que confirmó, tal y como adelantó este diario, que "se desplegará" por los tres hospitales sevillanos.

El IBIS cuenta con 8.000 metros cuadrados para investigar, y dispone de 25 grupos repartidos en cuatro áreas: enfermedades infecciosas, neurociencia, oncohematología y genética y patología cardiovascular. La financiación competitiva pone de manifiesto la excelencia de los estudios realizados por estos profesionales: de 28 proyectos en 1999 se ha pasado a 197 en 2009 por un valor de 4,88 millones de euros.

  • 1