viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

Un irlandés muere de un tiro en Benalmádena

El hombre se peleó en un bar y falleció en la acera

el 28 jul 2010 / 20:22 h.

TAGS:

Un ciudadano irlandés de 41 años murió ayer ante las puertas de un bar de Benalmádena a consecuencia de un disparo que se produjo en el transcurso de una reyerta, según confirmó la Policía Nacional destinada en la costa malagueña.

Varios vecinos avisaron sobre las 3:20 horas de la madrugada de que se había producido una pelea en un establecimiento situado en la avenida Antonio Machado, del centro de Benalmádena, y que había una persona tirada en la acera herida en un costado por un arma de fuego. Al lugar del suceso se trasladaron los operativos policiales de la zona junto con los servicios sanitarios de emergencia del 061 que indicaron que la víctima, que responde a las iniciales J.O., ya había fallecido.

Algunos vecinos próximos al establecimiento donde tuvo lugar la pelea explicaron que la muerte del irlandés se produjo en una parada de autobús, situada a 50 metros del bar. El suceso ocurrió de madrugada, pero por la mañana aún había sangre en la zona y restos de material sanitario utilizado por los servicios de emergencia.
La Brigada de Delincuencia Especializada y Violenta y la Policía Científica de la Comisaría de Torremolinos se hicieron cargo de las investigaciones.

También en Málaga, esta vez en el municipio de Mijas, tuvo lugar el pasado domingo otro tiroteo en el que resultó herido un ciudadano británico. El hombre se encontraba en el interior de su vivienda cuando recibió el balazo. Los hechos se produjeron pocos minutos después de la medianoche del domingo en la urbanización Cala Azul, en La Cala de Mijas, cuando la víctima, de 34 años y cuya identidad responde a las iniciales S.L., resultó herida por arma de fuego en el abdomen, según indicaron a Europa Press desde la Guardia Civil.
Un vecino ayudó al herido y lo trasladó al Hospital Costa del Sol, en Marbella (Málaga). La bala no le dañó ningún órgano interno, por lo que, tras ser curado, recibió el alta médica. El británico se encontraba en el salón de su casa cuando un desconocido metió la mano por la ventana, que estaba abierta, y realizó dos disparos, fallando el primero de ellos. Entre otras hipótesis, la Guardia Civil baraja la de un posible ajuste de cuentas.

  • 1