Local

Un joven gaditano en paro "desesperado" se ofrece para recoger la basura de sus vecinos por 50 céntimos la bolsa

Jesús Pardel ha manifestado que la "desesperada" situación económica en la que se encuentra se ha visto obligado a "buscar una salida" para poder mantener a su familia.

el 25 oct 2012 / 12:02 h.

TAGS:

Un joven gaditado de 29 años de edad en situación de desempleo y  sin prestación económica alguna se ha ofrecido a los vecinos de la  barriada en la que reside en Cádiz para recoger la basura de todo  aquel que lo requise a cambio de 50 céntimos de euro la bolsa.

Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press Televisión,  este joven, Jesús Pardel, quien ha manifestado que se encuentra "en  paro" desde hace tiempo y no recibe "ninguna prestación", por lo que  la única ayuda con la que cuenta es la de su familia y la de sus  suegros.

En este sentido, ha contado que actualmente reside con su mujer -de la que espera una niña que nacerá en los próximos meses- en  casa de sus suegros, si bien ante su inminente paternidad y la  "desesperada" situación económica en la que se encuentra se ha visto  obligado a "buscar una salida" para poder mantener a su familia.

"Se me ocurrió bajarle la basura a las personas mayores, sobre  todo ahora que llega el invierno, o a cualquier persona que quiera  ayudarme por 50 céntimos la bolsa, para buscar dinero para poder  mantener a mi familia y sacarla adelante", ha afirmado.

De este modo, según la cantidad de basura y las necesidades de  cada inquilino, este futuro padre de familia acude todos los días  sobre las 21.00 horas a por las bolsas de deshechos de sus vecinos.  Por el momento, son varios los que se han solidarizado con este joven  a cambio de 50 céntimos, aunque mantiene la esperanza de que sean más  personas las que necesiten sus servicios.

En esta línea, una de las vecinas de la barriada, Josefa, ha  considerado como "muy buena" esta iniciativa del joven gaditano,  sobre todo, ha dicho, "ahora que va a ser padre". "Todo lo que sea en  beneficio para él está muy bien, lo necesita bastante", ha señalado  visiblemente emocionada, al tiempo que ha indicado que "hay que  ayudar al caído y no al que está levantado sobre todo en esta  época".

Jesús, que es ayudante de cocina y camarero, se ha visto atrapado  por los efectos de la crisis económica como muchos otros jóvenes  españoles. También lo ha hecho su mujer, peluquera sin empleo. Ambos,  probaron suerte en Francia, pero como relatan, el alquiler de un piso  de una habitación en el país galo ascendía a 900 euros. Una cantidad  que no pudieron soportar y decidieron volver a España. Ahora, a la  "desesperada" y con ingenio quieren intentar sortear la crisis para  que su hija pueda vivir en el país.

  • 1