Local

Un juez paraliza las obras del parking municipal de Triana

De momento, la Justicia les ha dado la razón. Tras meses intentado que el Ayuntamiento paralizara la obra del aparcamiento de la Ronda de Triana por motivos de seguridad, los vecinos han logrado que un juez lo haga como medida cautelar.

el 15 sep 2009 / 01:12 h.

TAGS:


R. Velis / N. Jiménez

De momento, la Justicia les ha dado la razón. Tras meses intentado que el Ayuntamiento paralizara la obra del aparcamiento de la Ronda de Triana por motivos de seguridad, los vecinos han logrado que un juez lo haga como medida cautelar. Mañana, el Consistorio explicará al juez su versión.

Ante el temor de que puedan producirse "nuevos desplazamientos" en los bloques de la calle Manuel Arellano, en la Ronda de Triana, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 10 de Sevilla ha ordenado la paralización "inmediata" de las obras del aparcamiento subterráneo de Crucero Baleares como medida cautelar, hasta que "se ejecuten las correspondientes medidas de seguridad determinadas por la empresa contratada por la Delegación de Movilidad". Mañana habrá una vista para oír a las partes.

El auto, contra el que no cabe recurso, reconoce que la causa de los movimientos de los edificios ha sido, "sin duda, la excavación del recinto de pantallas necesario para la ejecución del aparcamiento", tal y como indica el informe técnico aportado por la intercomunidad de propietarios Ronda de Triana III en su demanda.

El juez recoge que dicho estudio considera "que es preciso realizar labores de consolidación y refuerzo del terreno de inmediato", ahora que los desplazamientos registrados se encuentran aún "dentro de los márgenes de seguridad" y antes de que las obras "provoquen nuevos desplomes que superen los máximos tolerados". En este sentido, el bloque más afectado, el número 34 de Manuel Arellano, sufre un desplazamiento hacia el oeste de 42 milímetros, siendo el máximo admisible de 47. La junta de dilatación entre los bloques 32 y 34 también ha sufrido un desplazamiento de 42 milímetros. Añade el juez, que esta medida cautelar, como pidieron los vecinos, viene a evitar que dichos movimientos "se trasmitan al resto del conjunto del edificio, formado por cuatro bloques".

De esta forma, primando "la seguridad de los ciudadanos, frente a los intereses económicos o de otra índole que puedan argumentarse para la construcción del aparcamiento", ordena su paralización y emplaza a los vecinos y al Ayuntamiento a una vista que se celebrará mañana para decidir sobre "el levantamiento, mantenimiento o modificación de la medida aprobada".

Reacción. Por su parte, el Gobierno municipal (PSOE-IU) ordenó ayer la paralización de las obras y mostró "el respeto al auto", según apuntó en un comunicado. En éste, indica que la única actuación realizada desde el martes ha sido para sellar una vía de agua.

La Delegación de Movilidad sostiene que ha actuado con "transparencia y claridad" y garantizó a los vecinos que la seguridad de los edificios es "su objetivo primordial en las obras de construcción del aparcamiento". "Medidas de seguridad -añade la nota- que se tomarán conforme a los informes que dictaminen las empresas independientes contratadas por el Ayuntamiento". Eso sí, el informe encargado a Geocisa para determinar cuándo se debe reforzar los cimientos de los bloques afectados, antes o después de terminar la obra, aún no está listo ni lo estará para la vista ante el juez. Movilidad mostró su "total disposición" para informar y aportar cuanta documentación sea requerida por parte del juez "sobre el desarrollo de las obras y las medidas adoptadas de control de los edificios más próximos al aparcamiento".

  • 1