Local

Un juez revisará la ordenanza que cierra al tráfico el Centro histórico

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha admitido a trámite el recurso presentado por ocho asociaciones de vecinos contra las ordenanzas municipales que blindan el Centro del tráfico privado. De momento, el Alto Tribunal andaluz revisará los puntos que han originado la impugnación vecinal. (Foto: Javier Cuesta)

el 14 sep 2009 / 23:35 h.

TAGS:

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha admitido a trámite el recurso presentado por ocho asociaciones de vecinos contra las ordenanzas municipales que blindan el Centro del tráfico privado. De momento, el Alto Tribunal andaluz revisará los puntos que han originado la impugnación vecinal.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha resuelto admitir inicialmente a trámite el recurso presentado conjuntamente por ocho asociaciones vecinales del Centro histórico de Sevilla con la finalidad de impugnar la ordenanza municipal de circulación de peatones y ciclistas, aprobada por parte del plenario del Ayuntamiento hispalense en septiembre de 2007.

Será la Sección Tercera de la citada Sala del TSJA la que se haga cargo de tramitar el proceso, según el escrito remitido a los demandantes -las asociaciones vecinales del Museo y entorno, El Arenal, Santa Cruz, Casco Histórico, Puerta Osario y entorno, Pumarejo-San Luis, Colectivo Alfalfa y Estación de Córdoba-, al que ha tenido acceso Europa Press, y en el que notifica de manera oficial la interposición de recurso por parte de estas entidades.

No obstante, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA previene del archivo de las actuaciones si en un plazo de diez días no se justifica por parte de las demandantes el pago de la tasa, y si el procurador, ejercido por el presidente de la asociación de vecinos del Museo y su entorno, Manuel Antonio Ruiz-Berdejo, no acredita su representación.

Los criterios y basamentos jurídicos del recurso de impugnación pretenden que la ordenanza recoja un mayor carácter sancionador para con las posibles infracciones que puedan llevar a cabo los conductores de bicicletas.

Así, el documento asegura que la ordenanza contradice la Ley de Tráfico y el Real Decreto de 2003, con la ausencia de criterios tales como la consideración del nivel de alcoholemia de los conductores de bicicletas; la no existencia de estas consideraciones y sus correspondientes puniciones es lo que ha motivado la presentación del recurso, que hace mención expresa incluso a fallos a este respecto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

En estos fallos judiciales, citados por el escrito de los vecinos, "se condena [la ordenanza], al reconocer que el acerado debe ser para el peatón y que no puede haber en él vehículos de dos o cuatro ruedas".

Se da la circunstancia, además, de que los vecinos que han apoyado este recurso contencioso-administrativo ante el TSJA son los mismos que desde la aprobación plenaria de la ordenanza han criticado, en mayor o menor medida, algunos de los aspectos de la nueva normativa municipal, con especial incidencia en el blindaje que del tráfico particular se prevé para todo el casco histórico de la ciudad.

  • 1