Un jurado popular juzgará por asesinato a la madre de los bebés congelados

El juez ha dado por concluida la fase de instrucción de la causa y ha imputado a la madre de los bebés dos delitos consumados de asesinato, con alevosía y la agravante de parentesco.

el 26 oct 2013 / 18:17 h.

Ayuntamiento_PilasEl juez de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ha abierto procedimiento según la Ley del Jurado contra la madre de dos bebés que fueron localizados en noviembre del 2012 en dos congeladores de una vivienda de Pilas (Sevilla), a la que acusa de delitos de asesinato consumado. Fuentes del caso han informado a Efe de que el juez ha dado por concluida la fase de instrucción de la causa y ha imputado a la madre de los bebés dos delitos consumados de asesinato, con alevosía y la agravante de parentesco. La madre, Sara L.H., cumple prisión preventiva desde que su marido halló el primer cadáver, el 9 de noviembre del 2012, hallazgo que fue seguido el día 27 de noviembre por la aparición del segundo cuerpo cuando el hombre limpiaba otro congelador de su casa. La imputación por un delito de asesinato se ha producido después de que un informe forense haya determinado que los dos bebés nacieron tras un embarazo a término y murieron por asfixia mecánica. Según los forenses, en el caso del primero de los bebés existe un 90 % de certeza de que la muerte fue por asfixia por sumersión en agua, versión que coincide con la versión de la madre de que dio a luz cuando estaba en la bañera y que creyó que el bebé nació muerto porque no respiraba ni se movía. El segundo bebé, que estaba más deteriorado, nació vivo y murió también por asfixia pero no se puede determinar con certeza el mecanismo de la muerte, aunque los forenses se han inclinado también por la asfixia por sumersión en agua. El deterioro del cuerpo no se debió necesariamente a que hubiese nacido antes sino a diversas causas como que el congelador quedase sin suministro eléctrico, según los expertos. Se trataba de dos varones que nacieron al término de un embarazo normal de unas 40 semanas de duración. La madre declaró al juez que sólo recuerda el parto de uno de ellos, ocurrido el 25 de junio del 2011, que fue muy rápido, se produjo en la bañera a la segunda o tercera contracción y mientras sus otros dos hijos, de 11 y 14 años, habían salido a jugar a la calle. Sara aseguró al juez que el bebé nació muerto porque "no respiraba, no lloraba ni se movía" y lo congeló porque "le parecía mal tirarlo a un contenedor" y "le costaba desprenderse de él y no quería olvidarlo", según las fuentes. A poco de ingresar en la cárcel, la madre dio a luz el 30 de noviembre del 2012 a su quinto hijo, una niña cuya tutela fue otorgada al padre, al igual que la de los otros dos hijos de la pareja. Teniendo en cuenta el espacio de tiempo entre los dos últimos embarazos, los investigadores cree que el segundo bebé hallado nació antes que el del 25 de junio de 2011. La madre será juzgada por un jurado popular, encargado de enjuiciar este tipo de delitos, en un caso en el que la Fiscalía imputará previsiblemente a la procesada dos delitos de asesinato, con una pena aparejada de entre 15 y 20 años de cárcel por cada uno, han precisado las fuentes.

  • 1