Local

Un juzgado admite la denuncia de Adepa por expolio en la Encarnación

La asociación conservacionista Adepa informó ayer de que un juzgado ha admitido a trámite su denuncia por presunto expolio arqueológico en las excavaciones de la Encarnación. El director de los trabajos, Fernando Amores, lo niega tajantemente.

el 16 sep 2009 / 01:49 h.

TAGS:

La asociación conservacionista Adepa informó ayer de que un juzgado ha admitido a trámite su denuncia por presunto expolio arqueológico en las excavaciones de la Encarnación. El director de los trabajos, Fernando Amores, lo niega tajantemente.

Hace unos quince días, según cuenta el portavoz de Adepa, Joaquín Egea, esta asociación interpuso una denuncia en los juzgados por presunto expolio arqueológico en las excavaciones que se han venido realizado desde hace años en el solar de la Encarnación y que justamente ahora están en su fase final. Tal denuncia, cuenta Egea, "ha sido aceptada por el juzgado" sobre el argumento de que "la construcción de las setas o parasoles del proyecto Metropol Parasol obligó a extraer de su sitio restos arqueológicos de diversas épocas, y con ello se destruyó la base sobre la que se asentaban".

"Los tribunales han considerado -prosigue- que en ello puede haber indicio de delito y han solicitado a la asociación que amplíe su demanda con toda la información de que dispongamos". Y recuerdan que en esta denuncia no están solos, sino arropados por la Comisión Ciudadana de Patrimonio, ente nacido recientemente de la unión de colectivos patrimoniales, medioambientales y vecinales diversos. "Los intereses del Ayuntamiento -critica la comisión en un comunicado- se han situado por encima de los intereses de la ciudad y de las leyes de Patrimonio en una obra que la mayor parte de los ciudadanos rechaza".

El arqueólogo y director de las excavaciones y del proyecto de cripta arqueológica que se ultima en la Encarnación, Fernando Amores, cuestiona que "se utilice la Arqueología como el último recurso para intentar parar un proyecto, el de las setas, que sólo tiene en común con la cripta el que forman parte del mismo complejo", y recuerda que "en la excavación de la Encarnación -la más grande en extensión de las hechas en Sevilla- se ha analizado, documentado e inventariado cada centímetro cuadrado, habiéndose realizado un trabajo extraordinario de investigación que acercará al gran público un yacimiento de primer nivel".

Amores recalca que "es falso e incierto que haya habido expolio" y que si el juez se lo solicita, le brindará las explicaciones oportunas. "Entre expoliar y desmontar restos hay una gran diferencia, y en la Encarnación "no se ha extraviado ninguno; todo está registrado, sólo que unos restos se han conservado y se exhibirán en la cripta, y otros tantos -como pasa en cualquier excavación- han sido desmontados y almacenados tras extraerle su jugo científico y previa autorización de Cultura".

La denuncia de Adepa viene motivada porque hace ya más de un año hubo que arbitrar una solución excepcional con la que conciliar obra y arqueología: seccionar muros enteros por sus bases, georreferenciarlos para saber exactamente dónde estaban, almacenarlos mientras se colocaban los cimientos y reubicarlos en su posición original. En ese proceso ha habido zonas -las que ocupan los cimientos- donde ha habido que sacrificar ciertos restos, pero como Amores aduce, "eran vestigios de nivel menor; está todo lo que merecía la pena ser conservado, no hay expolio que valga".

  • 1