martes, 11 diciembre 2018
17:00
, última actualización
Deportes

Un 'león' de otra manada

Al Sevilla se la da muy bien un escenario temible como es San Mamés. Hasta en 16 ocasiones ha sacado la victoria en Bilbao.

el 31 oct 2014 / 09:28 h.

FUITBOL 01-02 Paco Gallardo anota el único gol del partido en el primer choque del Sevilla en San Mamés en el siglo XXI. Foto: EFE. Hablar de San Mamés siempre causa respeto. Un estadio histórico, remodelado recientemente para acoger a más aficionados, con un equipo que siempre ha estado en la elite del fútbol nacional y una afición que aprieta a tope al adversario. Todos esos ingredientes convierten la visita dominical del Sevilla a Bilbao en una de las citas más interesantes de la temporada. Sin embargo, ese respeto que causa el coliseo rojiblanco y sus leones nunca ha intimidado a los sevillistas. Los del sur tienen los arrestos suficientes para presentarse en ese estadio clásico del norte y arañar los puntos que hagan falta. No en vano, San Mamés es el segundo estadio donde el Sevilla ha conseguido, históricamente, un mayor número de victorias. En 16 ocasiones han regresado a la capital andaluza con los tres –antiguamente dos– puntos en juego. Sólo un campo, el del Espanyol, se le da mejor a los nervionenses con un total de 17 triunfos. Destacable es sin duda la buena racha del Sevilla en el siglo XXI. Desde el último ascenso a Primera División se ha visitado Bilbao en trece ocasiones para jugar en Liga. Pues en seis de ellas salió victorioso el equipo sevillista. Casi el 50% (si gana el domingo lo alcanzaría) de las visitas son victoria. La primera fue con Joaquín Caparrós, el técnico que consiguió subir al equipo a Primera con una plantilla corta de calidad y mucha cantera. Precisamente fue un canterano como Paco Gallardo el que hizo el gol del triunfo una tarde de abril. Aquella plantilla terminaría peleando por entrar en Europa. Tras este buen arranque llegarían dos derrotas consecutivas, hasta que un Sevilla, comandado por un jovencísimo Jesús Navas y un Daniel Alves que ya comenzaba a deslumbrar con su juego, se diera el gusto de vencer al Athletic por 1-3. El gran Julio Baptista anotó dos goles. A ese triunfo le seguirían dos más, pero ya con Juande Ramos en el banquillo. 0-1 en 2005/06 (Alves) y 1-3 06/07 (Luis Fabiano, en dos ocasiones, y Martí). Era el Sevilla de los títulos y las grandes tardes. Manolo Jiménez se hizo cargo del mando del equipo y el equipo vivió de todo en San Mamés. Tardes de lo más dulces y algunas amargas. Tanto que marcaron al entrenador del Sevilla hasta que salió del equipo tiempo después. Su primera visita a San Mamés se saldó con derrota. Poco después se quitaría la espina con un 1-2 y el Sevilla tercero en la clasificación. Una semana después tenía que volver a visitar Bilbao para la vuelta de la semifinal copera, con un corto 2-1 de la ida. Ahí se cayó con todo el equipo. 3-0 en 37 minutos y el club apeado de una nueva final que soñaba con disputar. “Nos vamos a comer al león desde la melena hasta la cola”. Esa frase lapidaria del expresidente Del Nido fue lapidaria y bastante recordada por la afición vizcaína. Jiménez se quitaría esa espina al año siguiente con un contundente 0-4 (Kanouté, Jesús Navas, Renato y Negredo). Paliza de un Sevilla que volvía a impresionar al mundo, pero que terminaría con su entrenador fuera del equipo. Y desde entonces, cuatro tropiezos consecutivos. Manzano, Míchel y Unai Emery no han sido capaces de superar al Athletic en su estadio. Trascendente fue la derrota del pasado año, en el nuevoSan Mamés, con el Sevilla jugándose entrar en Champions. Era el día para dar el resto, pero ni eso le quedaba a un equipo que pensaba en la final de la Europa League. El domingo la historia será distinta. El conjunto nervionense tiene la posibilidad de seguir en la cabeza de la tabla junto al Barcelona o en solitario. Y San Mamés se le da bien. Se siente como un león extraño. De otra manada

  • 1