Un líder «en garantía»

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, anima con sorna a los populares a cambiar de nuevo de presidente y critica a Juan Manuel Moreno.

el 26 jun 2014 / 02:30 h.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz durante su intervención en la sesión de control en el Parlamento de Andalucía. / Raúl Caro (EFE) La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz durante su intervención en la sesión de control en el Parlamento de Andalucía. / Raúl Caro (EFE) Fue una sesión de control en el Parlamento andaluz de golpes bajos al contrario aunque la idea inicial era hacer balance del periodo de sesiones que termina. El PP andaluz insistió en vincular a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con el caso de presunto desvío de fondos públicos de UGT Andalucía y topó con una líder socialista que hurgó en la supuesta herida del partido de la oposición tras la caída en picado de las últimas elecciones europeas. Díaz ironizó con la situación interna del PP andaluz entorno al liderazgo de Juan Manuel Moreno Bonilla, sobre quién se preguntó si está «de paseo, de excursión o escondido en la sede del PP». «Son meses duros para el PP, están divididos, desorientados, lo tienen en garantía si no les sirve lo cambian y además le devuelven el dinero», ironizó. La dirigente socialista aseguró entender «el nerviosismo» de los alcaldes del PP y usó una frase de Napoleón: «Cuando el enemigo se equivoca, mejor no distraerlo». El portavoz del PP andaluz, Carlos Rojas, hizo balance de un periodo de sesiones marcado, dijo, por «la inestabilidad, la pasividad y la corrupción». El líder popular ahondó en lo que consideró «dos crisis importantísimas» en el Gobierno andaluz que han estado a punto, a su juicio, de adelantar las elecciones autónomicas. Señaló a la crisis de La Corrala Utopía, que puso en la cuerda floja el pacto de PSOE e IU a cuenta del realojo de unos okupas en Sevilla, y la situación interna del PSOE y «las ansías de escalar» de Díaz en su partido. Ironizó sobre el «record de apatía legislativa» del Gobierno andaluz, con solo dos leyes aprobadas, y denunció la confrontación con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con siete recursos presentados en seis meses. Nada que ver con el balance ofrecido por la presidenta de la Junta, que dijo dejar «el triunfalismo» al Gobierno de la Nación pero se aferró a los indicadores económicos para poner en valor «la recuperación». Repasó las medidas adoptadas por su Gobierno, con once iniciativas legislativas en los últimos cinco meses, planes de reactivación económica como el destinado a jóvenes o parados de larga duración, ayudas financieras para las pymes andaluzas o acuerdos con las entidades financieras que, defendió, han puesto a circular 2.000 millones de euros para la empresa andaluza. Resaltó la apuesta por la construcción sostenible, la minería o el turismo. La réplica del PP fue un solo dato, el del paro en la comunidad, que ronda el 35%, hasta el 65% entre los jóvenes. La presidenta de la Junta reprochó duramente al PP sus demandas ante los planes de empleo para jovenes y las contrataciones municipales previstas en el decreto de inclusión social. Después de que los populares anunciaran que no se sumarán a estos planes, que prevén 50.000 contrataciones desde los ayuntamientos. si la Junta no adelanta el dinero, Díaz acusó a la oposición de «boicot». Que los socialistas piensan responder a la triada de paro, despilfarro y corrupción que entona el PP con el cuestionamiento del líder que aterrizó en Andalucía hace apenas tres meses, quedó también claro en las alusiones del portavoz del PSOE, Mario Jiménez. Se mofó directamente de una foto colgada por Moreno Bonilla en su perfil de Twitter equipado de la selección española y de que la única foto «que salió mal» con el Rey Felipe VI fue la que se hizo el popular.

  • 1