Local

Un llamamiento a la afición del Betis

El desgraciado suceso del pasado sábado ha vuelto a abrir el debate sobre las responsabilidades (¿administrativas? ¿deportivas? ¿directas?, ¿subsidiarias?) del Club por actos cometidos por personas asistentes a un partido. Es esta una cuestión que no se resuelve en el ámbito jurídico únicamente.

el 15 sep 2009 / 01:54 h.

El desgraciado suceso del pasado sábado ha vuelto a abrir el debate sobre las responsabilidades (¿administrativas? ¿deportivas? ¿directas?, ¿subsidiarias?) del Club por actos cometidos por personas asistentes a un partido. Es esta una cuestión que no se resuelve en el ámbito jurídico únicamente. Después de este lamentable hecho podemos pensar en la exculpación o la mitigación de las posibles sanciones en este asunto. Quién no me dice a mí que el lanzamiento tuvo la perversa intención de perjudicar al Consejo de Administración, al Club, o a la propia afición; o que sólo fue el resultado de la acción de un demente. También existen los precedentes en situaciones similares. Algunos recordamos el lanzamiento de objetos en otros campos y cómo, o no se aplicaron sanciones o éstas no se cumplieron. Vuelve a ocurrir con Armando, el portero vasco al que desde aquí le deseo la más pronta de las recuperaciones: al Betis se le castiga por la puntería de un indeseable.

Es necesario profundizar en las campañas de información haciéndole ver al aficionado que lanzar un objeto al campo puede traer graves consecuencias económicas aunque exista, como así afortunadamente ocurrió, un inmediata acción de denuncia por otros asistentes al partido. Esto debe representar ante la sociedad algo más que un reconocimiento de un grado elevado de concienciación cívica y que el 99,9% de la afición nunca hará una bestialidad como esa. En estos momentos se aprecia una singular unanimidad en toda la afición: Todos estamos haciendo frente común para desterrar esa despreciable actitud de lanzar objetos al terreno de juego.

Confío en la magnanimidad en los juzgadores.

  • 1