Local

Un mar de dudas sobre el futuro del Hospitalito de Utrera

El patronato estudia cerrar el geriátrico fundado en 1514 por Catalina de Perea

el 21 sep 2009 / 19:10 h.

TAGS:

  • En la calle, todo son rumores: que si va a dejar de prestar servicios a la población, que si va a cerrar el geriátrico, que si se va a transformar en comedor social... El hospital de la Santa Resurrección, conocido popularmente en Utrera como el Hospitalito, está en boca de todos los vecinos por lo que de simbólico tiene para la ciudad que lo lleva viendo desde hace cinco siglos, actualmente funcionando como geriátrico.

     

    Muchas generaciones han vivido con la figura de la fundadora del hospital, Catalina de Perea, rondando sus oídos, con su trabajo y su proyecto enmarcado junto a la parroquia de Santiago el Mayor. Y no menos han sido los que han paseado curiosos ante los muros que cobijan el recinto, situado en pleno centro.

    Cuando en 1514 se abrió, el Hospitalito comenzó con las tareas propias de un hospital, siendo el lugar donde muchas mujeres acudieron a dar a luz a sus hijos. También fue un colegio por el que pasaron un buen puñado de vecinos durante otros tantos años. Posteriormente pasó a ser una residencia de ancianos. ¿Cuál será su próxima función? Ésta es la pregunta que se plantean los ciudadanos en unas fechas como las actuales, en las que nada hay claro ni se hace público acerca de su futuro.

    Inquietud. La situación de dicha institución llegó incluso al pleno del Ayuntamiento de Utrera, donde el grupo municipal del PSOE denunció la posible desaparición del servicio de atención a la tercera edad que en estos momentos se presta en el edificio.

    Sobre la mesa, un proyecto para crear un comedor social que llamó hace varios meses a la puerta del patronato que gestiona el Hospitalito. Entonces, la directora de la residencia de ancianos, Fátima Ruiz, dejó claro a este periódico que existía "la intención de ampliar la obra social que aquí se lleva a cabo, atendiendo precisamente las comidas exteriores". Sin embargo, varios meses después, y cuando la inquietud se incrementa entre los vecinos sobre este asunto, no deja nada claro sobre sus proyectos.

    Por contra, el PSOE sí se mostró tajante: "No vamos a aceptar ningún canje por el que la fundación asuma la gestión de dicho comedor social a costa de sacrificar la actual residencia de ancianos, precisamente en un momento en el que más se necesita la oferta de plazas en geriátricos".

    Mientras, las miradas siguen pendientes de la institución con sede en la calle Ponce de León, desde donde se esperan unas declaraciones que se hacen de rogar acerca del futuro del emblemático edificio.

    • 1