Economía

Un marrón como reto

AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A AS DASDA A

el 15 sep 2009 / 17:55 h.

I.C. / I.M.

En estas elecciones la coincidencia es triple. Las primarias de EEUU se cuelan en los discursos de generales y autonómicas: Manuel Chaves, por sexta vez candidato, dice tener cierta envidia de Obama en su primer intento. Valora ese "aire nuevo", pero no descarta que para él ésta no sea última campaña.

Era el día después de que la economía española se apuntaba una subida del paro histórica entre las históricas, Celestino Corbacho revelaba que él, ministro de Trabajo, nunca había estado en el paro, pero sí hubo un periodo, corto eso sí, en que no cotizó a la Seguridad Social porque, dijo, "no me dieron de alta". Estos patronos... El también fue en su primer día patrón, en concreto autónomo y socio de una empresa en la que nunca tuvo que despedir, para algarabía de la plantilal en pleno, compuesta por una y única secretaria.

A las puertas del hotel donde pronunció su conferencia, el Occidental de Sevilla, el ministro se topó con trabajadores del operador ONO, que ha presentado un expediente de regulación de empleo, y habló con algunos de sus dirigentes sindicales. Viva estampa de lo que actualmente sufre el mercado laboral, una sangría, y no sólo en España, sino en casi todo el mundo, miren si no el signo negativo que precede a las cifras económicas y de trabajo de Europa, apuntó Corbacho.

De huir, nada. "Me dicen que esto es un marrón (el que le ha tocado por el incremento del paro). Yo creo que no es un marrón, sino un reto. Ante las dificultadres, no hay que arrugarse, sino afrontarlas y superarlas". Vale, pero sigue siendo un marrón, oíase entre algunos de los comensales, un cuarto de millar en el salón.

La suya era la mesa del diálogo social. En ella se sentaban administraciones -la Junta de Andalucía con su jefe, el presidente Manuel Chaves-, empresarios -a la cabeza, Santiago Herrero, el patrón de la CEA- y sindicatos -con los secretarios regionales de CCOO y UGT, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana, serios ambos y que llegaron tarde, venían de reunirse con el propio Chaves y razones laborales a las puertas del hotel-.

Gestos de cara a la galería, más bien pocos en este extremeño emigrado de niño a Cataluña, adoptado por esta comunidad y miembro de la ejecutiva del PSC. Al ser preguntado por el Estatut, ni media palabra, "mi lealtad está sobre la mesa del Consejo de Ministros y la lealtad es para el presidente Zapatero, quien me dio su confianza y el que me la puede quitar". Eso sí, recordó cómo fueron sus comienzos en tierras catalanas, con 14 años y trabajando en una imprenta, de la que dio santo y seña.

De Andalucía es Antonio Fernández, consejero de Empleo, quien no escatimó elogios hacia "su" ministro. Hay buen rollito, dijo. Cuatro titulares de Trabajo ha dado esta autonomía al Gobierno de España, recordó Fernández -la Junta no se llevó bien con todos-, según recordó el consejero, quien le deseó a Corbacho éxitos en su gestión en general y en la ed la crisis en particular, porque, agregó, a Andalucía le va mucho en ello.

Ofú, ofú y ofú, se escuchó en el auditorio cuando el ministro admitió que los próximos meses no serán precisamente buenos para el empleo, y que el paro, pues, seguirá aumentando. Eso sí, dramatismo, nada, y restó credibilidad a los augurios del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, cuya calculadora da como resultado una tasa de paro del 17%, la de Corbacho arroja un 12,5%, pero sera cual fuere el porcentaje, son rostros de decenas de miles de personas más sin trabajo.

Juventud. Pero, al margen de los porcentajes, donde más encendido estuvo el ponente fue en su negativa a aceptar que la vida laboral de un trabajador expire cuando se aproxima -ni siquiera los rebasa- los 50 años.

"¿50 años y aparcado? No estoy de acuerdo". En momentos determinados, con crisis de empresas o necesidades o ajustes tecnológicos, sí, pero no instaurar tal cultura laboral. El desarrollo económico, argumentó Celestino Corbacho, "no se puede cargar sobre las espaldas" de los trabajadores más jóvenes.

  • 1