Cofradías

Un Martes sin Himno de Andalucía

Las previsiones de lluvia truncaron la primera salida con José de Anca como hermano mayor

el 19 abr 2011 / 18:25 h.

Llovía en todo el Aljarafe cuando la junta de gobierno del Cerro pidió media hora antes de tomar su decisión. Los vecinos ya habían tomado Afán de Ribera con sus sillones y las sillitas de los niños. Isabel, la saetera, ya estaba asomada al balcón desde donde todos los años canta a su hermandad. La banda de la cruz de guía, la de la Humildad, estaba formada para empezar a tocar en cuanto la cofradía se pusiera en la calle. El cuerpo de nazarenos, distribuido en tres grupos -los del Cristo en el interior de la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores; los tres tramos de niños, en la casa hermandad; y los del palio en los salones parroquiales- aguardaban las indicaciones de sus diputados para ponerse en marcha.

A la hora fijada, José de Anca, que se estrenaba ayer como hermano mayor de la cofradía, se dirigió a los hermanos: "Nos informan de que el frente que se espera de 14 a 20 horas se está retroalimentando, por lo que la junta ha decidido que este año no podremos hacer la estación de penitencia", pese a que este año tenían más opciones para refugiarse: la iglesia de la Milagrosa y la capilla del Sol, que se habían ofrecido.

El aplauso y las lágrimas que surgieron en el interior del templo tuvo un inmediato reflejo en la calle. "¿Por qué no salimos?" le preguntó un monaguillo a su madre: "Porque va a llover". Y se quedó conforme. Más trabajo le costó asimilar la noticia a Nayara, que con 7 años estrenaba ayer su túnica de nazarena, y a Ana, que ya lleva cinco bajo el antifaz burdeos: "No me parece bien que no podamos salir". ¿Por qué? "Porque no". Un claro se abrió en el cielo en ese momento. Pronto volvió a llover.

La Banda del Sol se retiró del atrio de la parroquia sin poder interpretar el Himno de Andalucía y la de las Nieves de Olivares aguardaba en la calle Nuestra Señora de los Dolores por si la hermandad quería que interpretaran una marcha ante el palio. Finalmente, la corporación optó por rezar la estación de penitencia, facilitar que todos los hermanos pasaran ante sus titulares y cerrar las puertas para disponer todo de cara a las esperables visitas de la tarde. "Desde las 17.00 horas hasta que el cuerpo aguante" estaría abierta la parroquia.

  • 1