Local

Un matrimonio acusa de negligencia al Hospital Virgen del Rocío tras perder a su bebé de un año

Aseguran que "con una radiografía" se podría haber evitado la muerte y el hospital abre una investigación interna.

el 10 nov 2009 / 11:18 h.

TAGS:

Un matrimonio residente en la localidad sevillana de Umbrete ha  acusado de negligencia al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla tras perder a su bebé de tan sólo trece meses de edad y que padecía una  enfermedad rara tras sostener que su muerte se podría haber evitado  "con una radiografía". Según explicó la madre del bebé, Carmen, su hijo Marco padecía una  enfermedad rara llamada hiperinsulinismo --lo contrario a la  diabetes--, por lo que el páncreas de su hijo segregaba "más insulina  de lo normal", lo que le ocasionaba "entrar en hipoglucemia".
Por ello, y debido a la corta edad del bebé, a lo seis meses  intervinieron a Marco quirúrgicamente y le colocaron en el vientre un  catéter --conocido vulgarmente como 'botón'--, a través de una  técnica "muy novedosa" llamada gastroctomía, a fin de poder  alimentarlo.

Sin embargo, el pasado 16 de octubre el pequeño Marco empezó a  quejarse porque le dolía el abdomen, tras haberle cambiado el 'botón'  por una posible obstrucción después de su alimentación, tal y como les habían indicado en el centro hospitalario. Pero el menor seguía  aquejado e incluso "empezó a sangrar". 

"EL MEDICO SE LIMITO A PALPAR SU VIENTRE"
Ante esto, los progenitores de Marco decidieron llevarlo al  Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. "Allí nos atendió  un cirujano que se limitó a palpar el vientre del niño y nos dijo que  estaba bien, no le dio importancia al sangrado, nos recetó  paracetamol e ibuprofeno y nos mandó para casa", señaló Carmen.

Horas después, el niño empeoró. "Seguía quejándose y empezó a  vomitar", indicó su madre, que a las "cuatro de la mañana" decidió  llevarlo de nuevo a Urgencias del centro hospitalario sevillano. "Ya  por fin le hicieron la radiografía en la que se observó que el  'botón' estaba mal colocado", sentenció, a lo que sumó que "toda la  alimentación que el niño había recibido hasta ese momento se  encontraba fuera de su estómago por lo que tenían que operarlo de  urgencias para extraérsela".

"El hospital se equivocó porque el primer médico se limitó a  palpar su vientre y a mi hijo le deberían de haber hecho unas pruebas  desde el primer momento, ya que además era un niño considerado de  alto riesgo y el hospital no se concienció de ello", reiteró Carmen,  quien insistió que pidieron "desesperadamente" que contactaran con un  endocrino pediátrico y que le controlaran "en todo momento" los  niveles de glucosa, algo que según denuncian, no se cumplió.

Los padres de Marco aseguraron sentirse "completamente solos",  sobre todo, dijo Carmen, tras "seis horas de espera" antes de que el  niño entrara en quirófano. "En este tiempo fuimos nosotros los que  tuvimos que hacerles las pruebas de glucemia a mi hijo porque el  hospital establece hacérselas cada hora y eso para mi hijo es una  barbaridad".

Además, el estado de Marco se agravó porque "entró en una  situación de estrés" que le provocó una subida "muy brusca" de los  niveles de glucosa, para después padecer también una bajada de los  niveles de azúcar al no tener bien puesta la vía. "Creemos que Marco  se quedó sin aporte de glucosa y tuvo una bajada muy brusca de  glucemia que fue lo que le provocó una muerte encefálica", sentenció  Carmen.  

A pesar de estar en una situación "muy crítica", según dijeron los  médicos a los padres del niño, Marco fue intervenido quirúrgicamente,  pero no soportó la operación y falleció en la UCI "tras cuatro  paradas cardiorrespiratorias".

Ahora los padres del menor piden "que se haga justicia" con su  hijo y que el Hospital Universitario Virgen del Rocío "asuma  responsabilidades". Además, según concretó el padre del niño, Antonio  Arcos, lo que pretenden es que lo que le ha pasado a su hijo no le  ocurra a otros niños que tengan el mismo problema que Marco.

Por último, aseguró que van a emprender "acciones judiciales"  contra el hospital, porque como dijo, el 'kit' que le entregaban "de  forma frecuente" para poder dar la alimentación a su hijo "no deben  manipularlo los padres en ningún momento".

ABREN UNA INVESTIGACION

Por su parte, fuentes de la dirección del Hospital Universitario  Virgen del Rocío lamentaron la muerte del pequeño Marcos y aseguraron  ponerse a disposición de la familia para todo lo que ésta precise.

Además, la mismas fuentes informaron que se ha abierto una  investigación interna para estudiar el caso y se ha pedido un informe  por escrito al servicio de urgencias y cuidados intensivos del  hospital infantil, al servicio de pediatría, al servicio de cirugía  pediátrica, al servicio de anestesia, así como al área de enfermería  del centro hospitalario donde fue atendido el pequeño fallecido.

  • 1