Local

Un menor dispara desde su casa a dos alumnos de un centro de Sevilla Este

Un adolescente hirió ayer a dos estudiantes del Instituto V Centenario, en Sevilla Este, a los que disparó con una escopeta de perdigones mientras jugaban en el recreo, sin motivo aparente. Los chicos tuvieron que ser atendidos por el 061 aunque sus heridas no revisten gravedad. El agresor disparó desde una casa cercana al centro.

el 15 sep 2009 / 12:02 h.

TAGS:

R. Velis / C Rengel

Un adolescente hirió ayer a dos estudiantes del Instituto V Centenario, en Sevilla Este, a los que disparó con una escopeta de perdigones mientras jugaban en el recreo, sin motivo aparente. Los chicos tuvieron que ser atendidos por el 061 aunque sus heridas no revisten gravedad. El agresor disparó desde una casa cercana al centro.

Los hechos se produjeron hacia las 11.30 horas, en mitad del recreo. Una niña de 14 años. M.C., se presentó ante la directora afirmando que le habían tirado una piedra y mostrando una herida en el costado izquierdo. Poco después llegó otro compañero, de 15 años, cuya identidad no ha trascendido, afirmando lo mismo y con otra lesión en el abdomen. Ambos tenían quemaduras en la ropa, con el orificio de entrada de un proyectil, y la herida era en los dos casos de un perdigonazo.

La directora salió rápidamente al patio y ordenó a los estudiantes que entrasen en el edificio. También llamó al Servicio de Emergencias 112, que se personó de inmediato en el V Centenario y atendió a los chicos. Sus heridas eran leves y no tuvieron que ser trasladados a un centro sanitario. La prohibición de estar en el patio se prolongó durante la mañana e incluso el grupo de la joven agredida, Tercero C, tuvo que suspender su clase de Gimnasia.

Gracias al testimonio de algunos estudiantes, los directivos del instituto, situado en la calle Doctor Miguel Ríos Sarmiento, descubrieron que los tiros habían venido de una casa pegada al centro, en la urbanización Ciudad Verde. Algunos niños habían visto a un chico disparando desde una azotea. La directora acudió a la Policía Nacional, donde denunció los hechos, y de seguido los agentes se personaron en el lugar de los hechos.

Según confirmaron ayer fuentes del Cuerpo Nacional, tras una breve investigación dieron con la vivienda desde la que supuestamente se efectuaron los disparos y constaron que su autor era un menor que había usado la escopeta de perdigones de su padre. El muchacho quedó en libertad, a la espera de ver cómo concluye la instrucción del caso.

Varios vecinos y profesores confirmaron que el chico era un antiguo alumno del instituto, en el que no se ha matriculado este año. Fuentes de la investigación apuntaron que el denunciado podría haber estado acompañado de otros menores en el momento de efectuar los disparos.

El delegado provincial de Educación, Jaime Mougan, se presentó en el instituto junto a dos abogados de la Junta para informarse del caso.

Sorpresa . La noticia sentó ayer como un jarro de agua fría entre los vecinos de Ciudad Verde. No habían visto lo ocurrido y muy pocos sabían lo que había pasado en el colegio al que rodean. Es más, se habían enterado por el típico boca a boca. "Me he enterado de algo, pero no he visto ni la Policía ni nada", decía un vecino de vuelta a su casa.

A la mayoría, debido a la hora a la que ocurrió, le cogió fuera y al ser preguntados mostraban su sorpresa; más aún cuando Ciudad Verde cuenta con un grupo de madres cuyo objetivo es luchar contra la violencia entre los menores. En el barrio está prohibido el pressing catch y todo tipo de juegos que impliquen violencia para evitar actos de este tipo. Eso sí, algunos vecinos afirman que hay un grupo de niños de entre 15 y 17 años, que "sí son conflictivos".

  • 1