domingo, 18 noviembre 2018
13:21
, última actualización
Local

Un menor es hospitalizado tras el incendio de su vivienda

Se investigan las causas del siniestro en el que otras tres personas resultaron intoxicadas leves

el 23 nov 2011 / 20:06 h.

TAGS:

Tres intoxicados leves y un menor hospitalizado al incendiarse su vivienda en Alcalá de Guadaíra. El fuego, que tuvo lugar en una casa del número 10 de la calle Sanlúcar de Barrameda, en la zona norte, movilizó a todo el barrio. La rápida intervención de los bomberos logró sofocar rápidamente las llamas producidas en el interior de un segundo piso por causas que se están investigando.

En el momento del suceso la vivienda se encontraba habitada por varias parejas con sus hijos, de hecho, un portavoz de Protección Civil confirmó a este periódico que "no es normal la cantidad de personas que residen en el piso", aunque, por otra parte, este mismo portavoz reconoció que esta costumbre es muy habitual en estas casas cedidas por la Junta de Andalucía a familias sin recursos.

Los vecinos de las zona, no daban crédito a lo que estaban viendo. "Es una pena, el piso ha quedado destrozado", comentaba uno de las familiares con lágrimas en los ojos, que se encontraba sentado frente al edificio mientras miraba el trabajo que estaban realizando los bomberos.

Una llamada al 112 por la mañana temprano puso en marcha el amplio dispositivo de bomberos, formado por efectivos de Alcalá de Guadaíra y de Dos Hermanas. A ellos se sumaron varias patrullas del Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local y un equipo de sanitarios con una UVI móvil que atendieron a cuatro personas, todas ellas afectadas por inhalación de humo. Se da la circunstancia de que el edificio se encuentra justo en la parte trasera del centro de salud del barrio por lo que los afectados pudieron ser atendidos allí mismo. Todos fueron dados de alta tras ser atendidos por los facultativos, excepto un niño que fue ingresado por inhalación de humo ya que el pequeño padece asma.

Los bomberos desalojaron todo el edificio y varias viviendas cercanas mientras apagaban el fuego. Por su parte, la Policía Local controló el tráfico en la zona restringiendo el acceso de vehículos privados a la calle y el paso de transeúntes cerca del inmueble afectado.

Los bomberos para sofocar las llamas tuvieron que entrar al edificio protegidos con mascarillas debido a la intensa nube de humo, que era visible desde el exterior, ya que salía por las ventanas. La humareda fue lo que alertó a los vecinos que se encontraban en ese momento en la zona del siniestro y estos fueron los que dieron la voz de alarma.

Finalmente, y a pesar de lo aparatoso del suceso, sobre las 12.00 horas quedó sofocado el incendio y se dio permiso a todos los vecinos del bloque a regresar a sus viviendas. Los habitantes del piso siniestrado también pudieron entrar en él para recoger los enseres más necesarios.

No hubo que lamentar daños mayores por la rápida intervención de los bomberos, aunque la vivienda quedó completamente calcinada, resultando afectado también el piso de arriba.

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra informó ayer de que los afectados por el fuego se realojarán en viviendas de familiares, aunque indicó que en estos casos si los damnificados carecen de unidad familiar que les ayude se les abona un mes de alquiler en un piso mientras restauran el inmueble afectado por las llamas.

  • 1