Deportes

Un mini 'stage' para cambiar la dinámica

Era una posibilidad y ha terminado por confirmarse: Manolo Jiménez se marchará mañana con sus jugadores lejos de la ciudad para preparar lo que él mismo ha calificado ya como 'la final'. El destino elegido es Valencia. Los malos resultados cosechados y la Feria de Abril son incompatibles.

el 16 sep 2009 / 02:00 h.

Era una posibilidad y ha terminado por confirmarse: Manolo Jiménez se marchará mañana con sus jugadores lejos de la ciudad para preparar lo que él mismo ha calificado ya como 'la final'. El destino elegido es Valencia. Los malos resultados cosechados y la Feria de Abril son incompatibles.

Ayer, el entrenador del Sevilla decidió, "de común acuerdo con el club", según el comunicado dado a conocer ayer por la propia entidad, que los futbolistas convocados para el partido del próximo sábado contra el Villarreal adelanten su viaje a mañana jueves, es decir, un día antes de lo habitual. Trabajar con máxima concentración, aunar fuerzas y alejarse de la Feria son los motivos que han llevado a tomar esta decisión para cambiar el rumbo.

Tanto el entrenamiento de hoy como el de mañana se llevarán a cabo en la ciudad deportiva de la carretera de Utrera. Por la tarde, los convocados pondrán rumbo a tierras levantinas, quedando concentrados en las instalaciones de La Calderona, un complejo deportivo situado a unos 15 kilómetros de Valencia.

El entrenamiento del viernes, que será a puerta cerrada, tendrá lugar en un complejo deportivo de la localidad valenciana de Puzol. El equipo no viajará a Villarreal hasta horas antes del encuentro, previsto para las diez de la noche del sábado.

La dinámica del equipo no sólo ha obligado a tomar una decisión como ésta de realizar un mini stage para intentar cambiar las cosas, inesperada hace sólo dos semanas. Además, le impide celebrar el tradicional al almuerzo en el Real de la Feria junto al consejo de administración. A diferencia de años anteriores, la cancelación de este tradicional acto se debe al mal momento del equipo. En 2006 y 2007, la disputa de partidos trascendentes de Copa de la UEFA (semifinales contra Schalke 04 y Osasuna, respectivamente) lo impidieron, mientras que en 2008 el almuerzo no pudo celebrarse por las fuertes lluvias que azotaron Sevilla el miércoles elegido para acudir todos juntos al Real.

El encuentro del sábado en El Madrigal no es una final más, sino la final, según lo ha calificado el propio Manolo Jiménez. Una nueva derrota situaría al conjunto nervionense en números que no presenta desde hace ya casi una década; concretamente, desde la temporada 1999/2000, cuando llegó a encadenar hasta seis derrotas consecutivas en la recta final, poco antes de descender a Segunda.

Pero si el Sevilla se juega mucho, qué decir del entrenador. Terminar la Liga en el tercer puesto es su gran aval a la hora de seguir al frente del equipo. No conseguir ese puesto después de haber tenido una renta de puntos muy importante supondría despedir el ejercicio con mal sabor de boca para los rectores del club, pese a que se alcance la Champions, y eso...

  • 1