Economía

Un mueble bar sólo con la mitad de cerveza

Tras cinco jornadas de paro de una minoría de transportistas, cuesta arrancar a la mayoría de las industrias sevillanas que han reducido o cortado su producción a lo largo de esta semana, si bien algunas grandes compañías, que en principio se presumía que iban a tener problemas, han esquivado el bloqueo impuesto por los camioneros en la carretera.

el 15 sep 2009 / 06:20 h.

Después de cinco jornadas de paro de una minoría de transportistas, cuesta arrancar a la mayoría de las industrias sevillanas que han reducido o cortado su producción a lo largo de esta semana, si bien algunas grandes compañías, que en principio se presumía que iban a tener problemas, han esquivado el bloqueo impuesto por los camioneros en la carretera.

Así, la multinacional sueca Ikea y la compañía embotelladora de Coca-Cola Rendelsur dijeron que mantenían su actividad en Sevilla al tener suficiente producto almacenado. Ninguna tienda de Ikea en España se ha visto afectada, pues la compañía fue previsora y, según explicó, se abasteció de stocks la pasada semana, y éstos son suficientes para aguantar una más. Fuentes de la firma aseguraron a la agencia Europa Press que no tenían constancia de incidentes con piquetes en ninguno de sus establecimientos.

Desde Rendelsur, embotelladora de las marcas de Coca-Cola para Andalucía y Extremadura, destacaron la normalidad con que se ha trabajado estos días, y que había suficiente producto almacenado. La fábrica, situada en las proximidades del aeropuerto de San Pablo, según fuentes de esta compañía, sigue envasando con igual ritmo, no han aflorado incidentes -aunque, eso sí, el traslado de los productos requirió escolta policial- y no se prevén próximos problemas.

Renault arranca. La compañía automovilística comenzó el viernes a recuperar su actividad "de forma progresiva" en su planta sevillana del barrio de San Jerónimo, y eso ha sido posible gracias a la llegada de camiones con diversos componentes. El grupo, que en Sevilla fue la primera gran industria en sufrir los efectos del paro de los transportistas -con descansos forzados para sus trabajadores, según contempla el convenio colectivo que firmaron- espera que la fábrica esté a pleno rendimiento el lunes.

En Heineken España, propietaria de la marca Cruzcampo, advierten de que si el tráfico de sus materias primas no se restablece con normalidad, la próxima semana podría haber problemas de suministro de cerveza a los bares debido al recorte productivo en su planta sevillana.

En concreto, la fábrica ha reducido a la mitad su capacidad no sólo por la falta de materias primas y envases, sino ante la imposibilidad de sacar los residuos generados para su tratamiento. Entre el lunes y el jueves, ni un camión de cerveza se distribuyó.

  • 1