Local

Un muerto y siete heridos graves al estrellarse un avión en Tailandia

Muere el piloto de un avión con 68 pasajeros al estrellarse la aeronave que tripulaba contra una torre de control en desuso del aeropuerto de la turística isla de Koh Samui en Tailandia. En el siniestro resultaron heridas de gravedad siete personas. En el avión iban dos españoles que salieron ilesos.

el 16 sep 2009 / 06:43 h.

TAGS:

Muere el piloto de un avión con 68 pasajeros al estrellarse la aeronave que tripulaba contra una torre de control en desuso del aeropuerto de la turística isla de Koh Samui en Tailandia. En el siniestro resultaron heridas de gravedad siete personas. En el avión iban dos españoles que salieron ilesos.

Los heridos fueron evacuados del lugar de la colisión hasta el centro médico de Koh Samui, que dio el alta a 34 de las víctimas que presentaban magulladuras y estaban en estado de shock, mientras otras siete permanecían ayer hospitalizadas con pronóstico grave y lesiones en las piernas, según informó en conferencia de prensa el director de la aerolínea Bangkok Airways, Puttipong Prasartthong-Osoth.

El copiloto fue el último en ser rescatado, puesto que había quedado atrapado en el interior de la cabina junto al cadáver de su compañero.

A bordo del vuelo PG 26 viajaban 68 pasajeros y cuatro tripulantes, según la directora del Departamento de Aviación Civil de Tailandia, Kannika Dechatiwongse.

La Policía indicó que el piloto, Chartchai Pansuwan, perdió el control del aparato y éste chocó contra la antigua e inutilizada torre de control del aeródromo, que ahora es empleada para aparcar camiones de bomberos.

Se investiga si la causa del accidente fue un error humano o se debió al mal tiempo.

Asimismo, el avión, cuyo morro resultó destrozado por el impacto, era un bimotor de turbinas ATR 72-500, modelo fabricado en Francia que en el pasado ha tenido varios accidentes con muertos en Camboya y Estados Unidos.

El avión aterrizó en Koh Samui procedente de Krabi, una ruta aérea utilizada en su gran mayoría por extranjeros, y en el vuelo PG 26 viajaban ciudadanos de Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suiza.

dos españoles. Los dos únicos turistas españoles que viajaban en el avión salieron ilesos y fueron trasladados a un hotel de Koh Samui, indicaron fuentes diplomáticas.

"El piloto ha perdido el control y nos hemos estrellado contra la torre. La gente estaba bastante alterada, algunos con rasguños, pequeñas heridas... y todos bastante nerviosos", aseguró ayer Jordi García, barcelonés de 34 años, uno de los dos pasajeros nacionales. Tras un largo día y todavía afectado por lo ocurrido, él y su novia, Roser Olles, que también viajaba en la aeronave, descansaban ayer en un hotel de la isla tailandesa de Koh Samui. La pareja, ambos ingenieros informáticos, disfrutaba de unos días de vacaciones en este país asiático, según informó ayer la página web de El País.

  • 1