Local

Un mural de esperanza por Alberto y Ascen

La tapia del colegio Joaquín de Turina recoge la obra de un joven de Pino Montano en memoria de la pareja, asesinada por la banda terrorista ETA hace 16 años.

el 30 ene 2014 / 22:12 h.

TAGS:

Su memoria no alcanza para recordar aquel funesto día, hace 16 años, cuando Alberto y Ascen cayeron abatidos en la calle Don Remondo víctimas de la barbarie etarra. Miguel era sólo un niño de apenas ocho años cuando Sevilla se desgajaba de dolor por el cruel asesinato del que fuera concejal del PP y su esposa. No recuerda nada, pero le ha bastado con nutrirse de la memoria colectiva que, grabada a fuego, pervive en las calles de la ciudad y que ha ido madurando con los años. Desde sus padres, Josefa y Antonio –que arroparon a su joven artista–, hasta su entorno más cercano sirvieron de hemeroteca de vivencias para plasmar en la tapia exterior del colegio Joaquín de Turina tanto el dolor pasado como la esperanza de un futuro sin terrorismo. El boceto de Miguel Moyano, sevillano de Pino Montano, ganó en diciembre el I Certamen de Murales por la Memoria y la Justicia de las Víctimas del Terrorismo y, un mes después, quedó plasmado en el blanco muro del colegio sevillano. Tapado por una tela color carmesí, fue destapado por los hermanos de Alberto Jiménez Becerril. A un lado, Teresa, la más conocida y la que, cada año, toma la palabra y es heredera de sus convicciones. Al otro, Francisco. Y, con ellos, el alcalde, Juan IgnacioZoido, y el vicesecretario para Asuntos Territoriales del PP, Javier Arenas. El mural es un bosquejo de figuras, resaltadas por un fondo azul, y en el que se afloran las distintas etapas en las que el artista –diseñador gráfico y licenciado en Bellas Artes– cree que Sevilla ha vivido el luto durante estos años. Desde la parte «más dramática», cuando fueron abatidos, que se sitúa a la derecha de la obra, hasta la más esperanzada, la que señala al cielo y «habla de la posteridad» y de un futuro con cierto optimismo. Hasta hay una figura que sostiene con vigor la bandera de Sevilla. «Todos tenemos que aportar lo que sabemos para posicionarnos en contra del terrorismo», afirmó su autor, que descartó que el celeste se asocie al PP, sino que sirve para «remarcar más las figuras en el muro». Nada más destaparse el mural, llegaron los gestos de aprobación, los rostros «emocionados» y alguna que otra rogativa para que los vándalos, que hay en todos sitios, no se ceben con esta obra en memoria de las víctimas de ETA. «Ojalá respecten este muro», murmuraba uno de los miembros de la nutrida representación municipal que acudió al colegio. Por su parte, Teresa Jiménez-Becerril daba su primer gracias mientras, desde el público, a alguna dirigente del PP provincial se le escapaba el «Muy bien dicho,Tere». La emoción, en todo caso, se vive por etapas cada 30 de enero. De la emotividad creativa del mural se pasó a la solemnidad y la liturgia de la misa que, en la Catedral de Sevilla, ofició el vicario general de la Archidiócesis de Sevilla, Teodoro León. Del acto religioso, los asistentes se desplazaron a la misma esquina de la calle DonRemondo en la que los terroristas asesinaron a Alberto y Ascen. Bajo la placa, tras alojar una corona de flores («Sevilla no os olvida»), la hermana del exconcejal no se reprimió y defendió «que no se confundan a los héroes» y se sabe que «quienes asesinan por la espalda son unos criminales y cobardes». No dudó en exigir que ETA abandone las armas, pero también le exigió que «salga de las instituciones democráticas donde nunca debió entrar». «Alberto, mientras eso no ocurra, seguiremos viniendo cada año, con nuestras lágrimas y silencios, esperando que su sacrificio no haya sido en vano», resaltó la también eurodiputada por el PP. Zoido también disertó de la heroicidad de los «sevillanos comprometidos y generosos». «Sevilla no olvida a sus héroes del pueblo», manifestó, recordando que «16 años después, las manos blancas que nos invadieron en aquellos días vuelven a salir de la memoria para mirar al cielo». Lo dijo en un acto al que acudió la ministra de Empleo, Fátima Báñez; la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; la corporación municipal en Pleno, y una representación del Colegio de Procuradores, encabezado por su presidenta, María Isabel Escartín. Después, la cúpula del PP rindió su último homenaje del día en el interior del hotel Los Lebreros.Allí, Zoido, como presidente del PP andaluz, dio un discurso más combativo, donde aseguró que «el mayor fracaso de ETA es que estemos todos unidos» porque, según razonó, «los militantes del PP son más y mejores que esa banda de asesinos».

  • 1