Local

Un museo al aire libre con el legado artístico de la Expo

Naturalia XXI proyectó una ruta turística que confía en mantener pese al recorte municipal

el 08 ago 2012 / 20:15 h.

TAGS:

Recreación de la planta solar que realizaría el escultor Federico Guzmán para los Jardines del Guadalquivir.

La celebración de la Expo dejó en la Cartuja un hermoso catálogo de esculturas, realizadas por artistas de afamada reputación internacional, que veinte años después ha caído en el olvido para los visitantes. Muchas de ellas por dejadez en su conservación y otras simplemente porque se encuentran ubicadas en zonas de difícil acceso para los turistas. La Fundación Naturalia XXI, encargada de la promoción del Jardín Americano y del legado medioambiental de la muestra, estaba planeando la puesta en marcha de un circuito que ponga en valor este importante tesoro escultórico cuando supo que el Ayuntamiento le retiraba su subvención.

Aunque el recorte municipal haya dejado en el aire la mayoría de las actividades previstas para el próximo curso, los pocos recursos que al parecer serían necesarios para la adecuación de este proyecto hace que sus promotores sean optimistas en cuanto a su ejecución. Se trataría de configurar un museo escultórico al aire libre, formado por 16 piezas, que acabarían por enlazarse con un circuito medioambiental que recorrería la Isla de la Cartuja desde el monasterio -donde se ubican la mayoría de las piezas catalogadas- hasta la Barqueta, con el mural de Roberto Matta.

Para la primera fase de este proyecto, la fundación ha seleccionado aquellas esculturas que mantienen un importante grado de conservación, de cara a que precisen una restauración mínima que facilite la visita de los ciudadanos. Se verían algunas de las que forman este legado, pero no todas. El tiempo y en otras ocasiones las atrocidades cometidas han provocado la pérdida de varias piezas, como la torre-fortaleza de Anish Kapoor y David Connor, que fue derribada, o la escultura de Stephan Balkenhol que fue sustraída en 2002 de los Jardines del Guadalquivir.

La idea es que el circuito pueda ponerse en marcha en poco tiempo, aunque todo dependerá de su financiación. El primer paso sería acometer la restauración de cuatro de las obras: No ma dejado, de Eva Lootz, la Fuente de pájaros de Ettore Spalletti; Cápsula e tiempo de Federico Guzmán; y una cuarta sin título de Perl Kirkeby. Una vez que se concluya esta fase, el proyecto recoge la señalización y contextualización de las piezas, así como la elaboración de audioguías, folletos y catálogos de las 16 esculturas. De todo, lo más singular sería la construcción de una nueva obra, encargada al escultor Federico Guzmán, consistente en la realización de una planta solar de gran tamaño que se ubicaría en los Jardines del Guadalquivir.

  • 1