Local

Un negocio de artesanos

Renovación de imagen y expansión son dos conceptos empresariales que se realimentan. Por eso, Helados Miquel, fabricante artesanal desde 1930, acaba de renovar su sello de identidad, inmerso en un proceso de apertura de nuevas tiendas al que no escapan las franquicias. (Foto: El Correo)

el 15 sep 2009 / 03:17 h.

TAGS:

Renovación de imagen y expansión son dos conceptos empresariales que se realimentan. Por eso, Helados Miquel de Mairena del Alcor, fabricante artesanal desde 1930, acaba de renovar su sello de identidad, inmerso en un proceso de apertura de nuevas tiendas al que no escapan las franquicias, entre otros avances.

El negocio lo fundó Primitivo Miquel Bernabéu, un alicantino asentado en el pueblo durante el primer tercio del siglo pasado, poseedor de una exquisita receta heladera y de una técnica elaboradora a base de calidad. Todavía hoy perdura en esta empresa familiar que va ya por su cuarta generación de gestores. Leche, azúcar y productos naturales caracterizan su fórmula.

La renovada imagen, más funcional y acorde con los tiempos, da relevo a la incorporada en origen por Primitivo para el negocio de fabricación y venta de helados sólo para Mairena, en unos momentos en que este consumo era aún minoritario. Las molduras y azulejería que lo identificaban antes ya ni se fabrican, de ahí que la nueva imagen, muy de vanguardia, también ha sustituido el azulejo de las paredes por la madera. En colores, combina el negro con el amarillo, tanto en el logotipo como en la decoración de las tiendas, con las cucharillas de postre con que se comen los helados de reclamo.

Así lucen ya las antiguas tiendas que poseían, la mairenera de plaza de las Flores más tres en Islantilla (Huelva), a las que se acaban de incorporar otra más en el pueblo -calle Cervantes-, y otra en la avenida de la Buhaira de Sevilla. Todo a la espera de la nueva eclosión que se producirá en breve al abrigo de las franquicias que Helados Miquel negocia estos días.

Las cifras hablan del éxito en el balance de resultados, que en 2007 se elevó a la cantidad histórica de 200.000 litros de helados fabricados, con una facturación global entre fábrica y heladerías de 965.000 euros. A partir de ahora, además, amplían su producción a la pastelería, que presentan incluso en surtidos combinados con la heladería, de gran aceptación en grandes convites como las bodas.

  • 1