jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Un nuevo capítulo para la confusión

Mientras la Policía buscaba a Marta en Camas, Javier Delgado proclamaba su inocencia.

el 03 oct 2009 / 20:10 h.

TAGS:

Una nueva pista falsa ha hecho que esta semana las miradas se volcaran en Camas. La Policía ha buscado a Marta de Castillo en una zanja, sin resultado alguno. El mismo día el hermano de Carcaño sorprendió con sus primeras declaraciones a la prensa. Un nuevo capítulo para enredar más el caso.

Dentro de poco se cumplirán nueve meses de la muerte y desaparición de Marta del Castillo y el paradero de su cuerpo sigue siendo un misterio. Cuatro versiones distintas sobre lo que ocurrió la noche del 24 de enero, una auténtica ceremonia de la confusión a la que se suma un quinto relato ofrecido por la menor de Camas, ex novia de Miguel Carcaño, que asegura ahora que éste le confesó que tiró a Marta en una zanja que hay tras su casa.

La joven dice que Miguel salió de la casa antes de la 1.30, dejándose olvidado el móvil, lo que explicaría que las llamadas le situaran en Camas, mientras un vecino lo vió a esa hora manipulando la silla de ruedas en León XIII. Allí habría quedado con su hermano, Javier Delgado, que esta misma semana rompió su silencio dando una entrevista, en la que relató que a esa hora estaba trabajando en su bar.

La Policía ha buscado a Marta en más de cien lugares distintos, entre ellos, en un ambulatorio de la zona norte de la ciudad que estaba en obras en la fecha que desapareció. Ni allí, ni en unos pozos en Utrera en los que buscó la Guardia Civil. El río fue rastreado palmo a palmo, al igual que el vertedero, y ahora la zanja en Caño Ronco. Nada, ni rastro.
El nuevo punto lo marcó la menor de 14 años, Rocío, en una declaración ante la Policía realizada hace unos 15 días.

Los investigadores recorrieron más de dos kilómetros de las cañerías "con aguas fecales hasta el cuello". El juez ordenó el martes abrir la zanja tras recibir el informe policial. En el lugar tres excavadoras completaron el trabajo que se venía haciendo en la zona desde hacía diez días, sin éxito alguno.

La Policía volvió a tomarle declaración a la menor para aclarar un cruce de llamadas, y ésta volvió a ratificar que Miguel, una semana después de la muerte de Marta, le dijo que la había tirado allí. ¿Por qué calló y, sobre todo, por qué primero dijo que no sabía nada para luego contarle al juez que la tiraron al río?

Ella alega unas supuestas amenazas que podrían venir del hermano de Carcaño, Javier Delgado, pero no tendría mucho sentido porque cuando ya declaró ante el juez relató que Miguel le había dicho que su hermano estaba allí. Es decir, le acusó directamente sin reparo ni temor alguno.De éstas y otras muchas acusaciones Javier se defendió esta misma semana en una entrevista concedida únicamente a cuatro periódicos, entre ellos El Correo. Javier defendió su inocencia repitiendo una y otra vez "no he hecho nada", "no estuve allí esta noche". Una entrevista que ha levantado la polémica y que ha sido criticada por la familia de Marta.

El hermano de Carcaño dice estar "cansado" de las "mentiras" que se han publicado sobre el caso en los medios de comunicación y de la "presión policial" ejercida sobre él y su entorno. Él asegura que sólo ha visto una vez a la menor de Camas, en diciembre de 2008, y que "nunca" ha hablado con ella "ni personalmente ni por teléfono".

¿Por qué entonces la menor le señala? El magistrado ya ha ordenado que le entreguen un listado con las llamadas recibidas y realizadas desde el móvil de la menor en los días posteriores a la desaparición de Marta. Javier asegura que no van a encontrar "nada". Lo que por ahora no ha ordenado es que se cite a Rocío para que aclare la nueva versión, según la cual Carcaño que, en cambio, dice ahora desconocer dónde está el cuerpo porque se lo llevó El Cuco y Samuel en el coche de un tío de éste.

Esta última versión se la ofreció Miguel, precisamente, a la madre de Rocío, quien se lo relató a la Policía. Sin embargo, un mes después, su hija cuenta también a los agentes una versión que se ha guardado meses. Un puzzle de mentiras y verdades a medias que ha hecho que la Policía reciba duras críticas a su investigación. El propio Javier  decía en la entrevista que respecto a él y a su novia ha sido "completamente nefasta". El viernes, el jefe superior de Policía, Enrique Álvarez Riestra, defendió que se han encontrado "153 pruebas genéticas", entre ellas sangre de Marta en la cazadora y en una colcha.

El juez lo tiene claro, ya que, a falta de algún recurso, piensa concluir en breve la investigación y mandar el caso a juicio, del que Javier espera salir absuelto. Eso sí a su hermano no lo perdonará "hasta no estar cerca de la caja de pino".

  • 1