Local

Un nuevo caso de abusos en Alemania cerca al Papa

Ratzinger supo del traslado de un pedófilo a otra parroquia cuando era arzobispo .

el 26 mar 2010 / 20:37 h.

TAGS:

Los casos de pederastia acosan al Papa. Según informó ayer el diario The New York Times, Benedicto XVI supo, cuando era arzobispo de Munich, del traslado a otra parroquia de Peter Hullermann, un sacerdote acusado de pederastia en Alemania y que se sometió a tratamiento psiquiátrico.

"El cardenal Joseph Ratzinger, futuro Papa y entonces arzobispo de Munich, recibió un memorándum en el que le informaban de que un sacerdote, a quien él había enviado a terapia en 1980 para superar la pedofilia, volvió a ejercer su labor pastoral días después de iniciar el tratamiento", señala el artículo.

Asimismo agregó que ese sacerdote, Peter Hullermann, "fue después acusado de haber abusado de niños en otra parroquia".

El Times, que realizó una investigación en esa ciudad alemana, señaló también que en una reciente declaración sobre este caso hecha por la archidiócesis de Munich y Freising "se atribuyó la total responsabilidad de la decisión que le permitió reanudar su trabajo al adjunto del cardenal Ratzinger, Gerhard Gruber". "Ese documento, cuya existencia ha sido confirmada por dos representantes de la iglesia, muestra que el futuro Papa no sólo celebró una reunión el 15 de enero de 1980, en la que se aprobó el traslado del cura, sino que también fue informado de su reasignación" a otra parroquia, agregó el mismo medio.

El director de la sala de prensa del Vaticano, el sacerdote jesuita Federico Lombardi, desmintió la noticia aparecida en el diario The New York Times e insistió en que el vicario general de esa época, monseñor Gerhard Gruber, "ha asumido la plena responsabilidad de su equivocada decisión de reinsertar a Hullermann en la pastoral parroquial".

Además los Legionarios de Cristo reconocieron ayer que su fundador, Marcial Maciel, abusó sexualmente de seminaristas menores, tuvo "otros graves comportamientos" y varios hijos, por lo que pidieron perdón a las víctimas y renegaron del sacerdote mexicano, al no considerarlo ya como modelo de vida cristiana. "Estamos profundamente consternados y tenemos que reconocer que son ciertas las acusaciones contra el padre Maciel, entre las que se incluían abusos sexuales a seminaristas menores", manifestaron en el comunicado, hecho público diez días después de que concluyera la inspección ordenada por el Papa a esa congregación de la Iglesia.

También quisieron expresar su "dolor y pesar" a las víctimas y pidieron perdón a todas que le acusaron "y no fueron creídas o escuchadas porque en aquel momento no podíamos imaginar esos comportamientos".

  • 1