Un nuevo escenario

el 20 feb 2010 / 19:32 h.

La última edición del Barómetro sociopolítico de Andalucía refleja un cambio notable de las expectativas electorales de los principales partidos. La ventaja del PSOE sobre el PP se reduce a sólo siete décimas, perdiendo casi siete puntos respecto a la encuesta realizada en junio, y además la diferencia entre ambos deja de ser estadísticamente significativa. El estado de intenciones que se aprecia actualmente en el electorado andaluz no sólo augura la pérdida de su mayoría absoluta en el Parlamento, sino que evidencia un claro riesgo para el PSOE de dejar de ser el partido más votado en la comunidad. La principal causa de este nuevo escenario es la incertidumbre existente entre los electores del PSOE. De hecho, sólo el 63,6% de sus votantes en 2008 tiene intención en estos momentos de repetir opción política, y por tanto la evolución de este porcentaje será crucial en las estimaciones de voto que ofrezcan futuras encuestas.

 

El PP sí mantiene un alto grado de fidelidad por parte de sus votantes, lo que le permite aparecer por primera vez al frente de la intención de voto declarado. Con respecto a junio de 2009, se aprecian ligeras recuperaciones de IU y del PA, y destaca de manera significativa UPyD, con una estimación de voto ligeramente superior a la del Partido Andalucista, y que puede convertirse en un nuevo protagonista del futuro mapa político andaluz.

El porcentaje de encuestados que conocen al actual presidente de la Junta ha aumentado del 52,2% al 61,5%, pero su valoración media disminuye del 6 al 5,25, lo que no evita que supere al líder del PP andaluz tanto en valoración (4,58) como en la mayoría de las cuestiones planteadas para comparar a ambos líderes. A cambio debe destacarse la disminución del porcentaje de encuestados que considera necesaria la renovación del candidato del PP a presidir el Gobierno andaluz, sobre todo entre los votantes del PP, donde el sentir mayoritario observado en 2009 (55,2%) se reduce ahora al 41,6%.

Se ratifica la percepción generalizada de que el paro y la crisis son los grandes problemas para los andaluces en estos momentos. Aumenta el porcentaje de encuestados a los que les afecta la situación de paro en su entorno familiar, rozando el 60%, y sólo la cuarta parte de encuestados piensa que se producirá una próxima mejora de la situación económica. Este pesimismo viene acompañado por la baja valoración de las medidas tomadas por los gobiernos nacional y autonómico para paliar los efectos de la crisis, medidas cuyo grado de conocimiento no llega al 35% para las iniciativas andaluzas, siendo ligeramente superior al 50% para las actuaciones diseñadas en Madrid.

  • 1