Local

Un nuevo revés para los pistoleros de ETA

SI no fuera por la terrible trayectoria de destrucción y muerte de una organización terrorista que ha asesinado a un millar de personas en cuatro décadas de historia, habría que convenir en que el intento de ETA de sacar de la cárcel de Huelva a dos de sus activistas más reconocidos tiene ribetes de delirio y el tono chusco de quien se cree capaz de una acción espectacular, con helicóptero incluido, sin tener en cuenta la dificultad del empeño.

el 16 sep 2009 / 04:16 h.

SI no fuera por la terrible trayectoria de destrucción y muerte de una organización terrorista que ha asesinado a un millar de personas en cuatro décadas de historia, habría que convenir en que el intento de ETA de sacar de la cárcel de Huelva a dos de sus activistas más reconocidos tiene ribetes de delirio y el tono chusco de quien se cree capaz de una acción espectacular, con helicóptero incluido, sin tener en cuenta la dificultad del empeño. Lo dijo ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una entrevista en Radio Nacional de España: ETA intentaba un golpe de efecto "para elevar la moral de sus tropas" en un momento en el que se siente asediada por el acoso de las Fuerzas de Seguridad del Estado y en el que ha comprobado que el apoyo de sus bases se ha reducido de forma drástica. No hay duda de que, si como pretendía, hubiera logrado la fuga de la prisión de Huelva del etarra que intentó matar al Rey de España y del terrorista que le descerrajó dos tiros al doctor Muñoz Cariñanos en su consulta de Sevilla habría perpetrado una acción espectacular de amplia repercusión internacional y que habría reconfortado a sus seguidores, desanimados por tantos reveses. Pero, por fortuna, estos sangrientos aprendices de gudaris han visto cómo sus planes fracasaban una vez más, en esta ocasión gracias a la actuación de la Guardia Civil. Los criminales siguen en la cárcel, que es donde deben purgar las penas de sus fechorías, y el debate sobre la pervivencia y la utilidad de la lucha armada se aviva aún más en el entorno de Batasuna. ETA puede matar en cualquier momento, pero todos coinciden en que se encuentra en un estado de debilidad que hay que intensificar en la medida de lo posible. Más si cabe ahora que el cambio en la dirección de la Ertzaintza permite pensar en que este cuerpo policial dará mayores muestras de coordinación y colaboración en la persecución de las actividades de la banda terrorista.

  • 1