Local

Un nuevo seísmo azota Japón un mes después de la tragedia

El radio de exclusión sobre Fukushima se amplía hasta los 40 kilómetros.

el 11 abr 2011 / 08:50 h.

TAGS:

Tres personas guardan un minuto de silencio al cumplirse un mes del terremoto y el tsunami.


Otro fuerte terremoto sacudió ayer a los japoneses. Justo un mes después del terremoto de nueve grados y del posterior tsunami, que ha dejado más de 27.000 víctimas entre muertos y desaparecidos y un desastre sin precedentes en la industria nuclear. El temblor, según el centro de observación sismológica de EEUU (USGS), fue de 6,6 grados.


El seísmo tuvo su origen a 13 kilómetros de profundidad y el epicentro se ubicó a unos 38 kilómetros al oeste de la localidad de Iwaki, a 71 al norte de Mito y a 81 kilómetros al sur de Fukushima, donde se encuentra la central nuclear gravemente afectada por el terremoto de hace precisamente un mes.

Tras este nuevo terremoto, según informó la empresa operadora, TEPCO, se interrumpió el suministro eléctrico de los reactores uno a tres de la planta de Fukushima-1.


La fuerte réplica coincidió con las nuevas medidas que el Gobierno de Japón piensa imponer ante el avance de la radiación. El jefe del Gabinete nipón, Yukio Edano, anunció la ampliación del perímetro de seguridad establecido en torno a la central de Fukushima-1 más allá de los 20 kilómetros de radio, a fin de incluir ciudades y aldeas que han acumulado altos niveles de radiación.

"Estas regiones pueden acumular niveles de radiación de 20 milisieverts o más durante un periodo de un año", declaró Edano en rueda de prensa, en referencia a la aldea de Iitate (a 40 kilómetros de la central), a parte de la ciudad de Kawamata y a otras zonas. "No es necesario evacuarlas inmediatamente", prosiguió, aun admitiendo que lo deseable sería proceder a la evacuación en el plazo de un mes.


Para evitar otro desastre nuclear similar al de la central de Fukushima , el Gobierno japonés reclamó a los operadores de las plantas nucleares del país que pongan en práctica nuevas medidas de seguridad a partir del 28 de abril, que se unen a las aprobadas a finales de marzo y cuya aplicación fue comprobada por las autoridades en los últimos días, según informó ayer el Ministerio de Comercio e Industria.


Estas nuevas medidas se anunciaron después de que el jueves un terremoto de 7,4, el mayor desde el seísmo del 11 de marzo, inutilizara los tres generadores eléctricos de la central nuclear de Higashidori, propiedad de la compañía de Energía Eléctrica Tohoku, que fue cerrada en febrero por mantenimiento.


La medida consistiría en que todas las centrales, instalasen al menos dos motores diesel de emergencia en reactores que no están operativos o tengan bajos niveles de temperatura, como la planta de Higashidori. Ya que aunque estas instalaciones no estén funcionando por labores de mantenimiento, por ejemplo, se sigue necesitando energía para enfriar el combustible que está presente en la vasija y en las piscinas de desechos.


Además, el ministerio, en un intento por evitar otra crisis nuclear, ordenó el 30 de marzo que las operadoras de las nucleares debían mejorar su preparación ante emergencias.


Todas estas iniciativas coinciden con el aniversario del primer mes de la tragedia. El número de víctimas del llamado Gran Terremoto del Este de Japón y el posterior tsunami se acerca a las 27.500, con 13.116 muertos y 14.377 personas desaparecidas, según los últimos datos de la Policía Nacional. El número de víctimas ha ido aumentando desde entonces y las autoridades creen que va a seguir incrementándose a medida que avancen las tareas de rescate, que se vieron especialmente complicadas por las características del tsunami -que arrasó aldeas enteras- y por el desastre nuclear.


Según la Policía Nacional, alrededor de 147.000 personas fueron instaladas en centros de evacuación repartidos por 18 prefecturas del país. El suministro eléctrico se ha reanudado, pero sólo en pocas zonas, y numerosas personas de las regiones más afectadas siguen sin agua ni gas.

 

  • 1