miércoles, 20 febrero 2019
19:56
, última actualización
Local

Un nuevo viaje a la 'terra incógnita' de las marismas

Suárez Japón presenta el libro ‘Por el río abajo', que revive la ruta que en los años 60 hicieran Grosso y López Salinas para intentar desentrañar los secretos que esconde la marisma

el 30 may 2010 / 20:28 h.

TAGS:

Vista aérea de la finca Isla Mínima, en La Puebla del Río, en el corazón de las marismas.

"La marisma es, no fue, una gran desconocida". Son palabras del rector de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), Juan Manuel Suárez Japón, en la presentación de su libro Por el río abajo, un relato febril plagado de la característica e idiosincrasia propia de esa "terra incógnita". Se trata de un nuevo viaje en el que se revive, se resucita y se reescribe aquél que, por los pasados años sesenta, realizaron hasta tierras marismeñas la pareja de escritores que conformaban Alfonso Grosso y Armando López Salinas.

Suárez Japón, que se considera "heredero de todas las historias que contaba mi familia sobre la marisma", permite así conocer la belleza -y también la dureza- de esta extensión terrenal de anegaciones controladas por el ser humano a la que, para contemplar en toda su extensión, "hay que mirarla dos veces".

El acto, celebrado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Coria del Río, fue presidido por el alcalde de la localidad, José Vicente Franco (PSOE), acompañado por el presidente de la Editorial Almuzara, el ex ministro Manuel Pimentel, y el propio autor de este libro con un viaje tan peculiar, sevillano e inexplorado. Como se ha nombrado, hace casi medio siglo los escritores Grosso y López Salinas emprendieron ruta hacia aquella marisma en la que comenzaba a florecer como oro en paño el arroz al calor, como ellos trasladaron, de la injusticia y la desolación, en esa imagen atávica de la explotación humana en las tareas agrícolas.

Ahora, Juan Manuel Suárez Japón hace "un viaje interior hacia la marisma del Guadalquivir para las personas que aquí viven y aquí han vivido". Pero también para todo aquel que quiera dejarse seducir por sus encantos y dicotomías. El libro primigenio relató aquella tierra "dura y terrible", en lo que se constituyó en una suerte de "libro de denuncia" un tanto inaudito para la época que les tocó sufrir. Pero todo viajero deja cosas en el camino y lo que se pretende ahora es comparar, pero también revisar aspectos que quedaron en el aire. "Quería pasar por los mismos sitios que ellos pasaron hace tanto tiempo -cuenta el escritor Suárez Japón-, pero no podía dejar de mirar a los lugares que no pudieron contemplar, como el monumento de San Juan, que era una muestra del régimen de aquella época, o Villa Pepita, donde se vivía la esquilmación de los últimos esturiones".

El Puntal, que luego pasaría a llamarse el nuevo Villafranco del Guadalquivir y ahora Isla Mayor... era una tierra dura, y lo sigue siendo hoy en día. Pero también era un espacio de una seducción casi indescifrable, donde algunos auguran incluso que los atlantes construyeron aquella ciudad mítica.

Se dice, en una opinión muy extendida en la ciudadanía, que la Atlántida descrita por Platón nunca existió. De haber sido una realidad, palpable en algún momento, no se pudo escoger un lugar más místico que las marismas del Guadalquivir que ahora Suárez Japón recorre de la mano de Grosso y López Salinas para descifrar, en la medida de lo posible, qué esconde y qué muestra realmente esta llamada terra incógnita que está tan sobrada de matices.

  • 1