Local

Un número para ser juez

La Oficina del Censo Electoral de Sevilla acogió ayer el sorteo para elegir entre 1,5 millones de personas de la provincia a los 2.000 candidatos a jurados para los juicios con tribunal popular que se celebrarán en Sevilla entre 2015 y 2016.

el 30 sep 2014 / 13:00 h.

TAGS:

Usted aún no lo sabe, pero puede que su nombre, bueno su número, haya sido elegido entre 1,5 millones de personas para formar parte de la lista de 2.000 ciudadanos de la que saldrán elegidos los jurados populares de este tipo de juicios durante los próximos dos años, 2015 y 2016. Ahora tiene dos opciones: presentar alegaciones o esperar y probar suerte si finalmente es llamado y experimentar por una vez en su vida lo que se siente siendo juez y, de paso, recibir unos ingresos extras. El sorteo se realiza mediante un sistema denominado de arranque aleatorio. En la pantalla se puede ver el número inicial elegido por ordenador. / Foto: José Luis Montero El sorteo se realiza mediante un sistema denominado de arranque aleatorio. En la pantalla se puede ver el número inicial elegido por ordenador. / Foto: José Luis Montero La delegación provincial del Censo Electoral fue donde, un año más, se celebró el sorteo bianual. Aquí no hay bombo, sino un sistema informático que garantiza una selección justa, y en el que constaban los 1.495.242 personas que tienen derecho a voto en la provincia de Sevilla. «El listado está ordenado primero por municipios. Los 104 de Sevilla están por orden alfabético y sus habitantes también», explica el delegado provincial del Censo en Sevilla, Rafael Vela. Esto quiere decir que si usted vive en Aguadulce y su apellido comienza por Ab, sepa que tendrán el número uno. En cambio, si usted habita en el Viso del Alcor y su apellido comienza por Zu, sepa que le ha correspondido el número 1.495.242. La Oficina del Jurado necesita a 2.000 personas para llevar a cabo los 40 juicios que prevé celebrar entre 2015 y 2016, así que lo que el sistema informático hace es dividir el total de personas incluidas por 2.000. «El resultado es 750 tramos con dos mil personas», señala Vela, tras lo que el ordenador selecciona un número de forma aleatoria. Este año fue el 726, y, a partir de ahí, comienza a elegir el resto de números sumando 750 al inicial y así progresivamente. «Se llama sistema de arranque aleatorio», indica Vela, que sostiene que es la forma más equitativa e igualitaria de realizar este sorteo, que se viene haciendo desde 1996 tras la entrada en vigor de la Ley del Jurado. Rápidamente, en pocos segundos el ordenador tiene la lista de los 2.000 números. Ahora, hay que poner nombres a todos cruzando la lista de números con los nombres a los que se le asignaron y ya tenemos a los candidatos a jurados. Una larga lista cuyos integrantes serán avisados uno a uno para informarles de su elección, además de remitir a cada uno de los 104 ayuntamientos la lista con sus vecinos elegidos. Los seleccionados tienen «quince días a partir de la notificación para presentar alegaciones o incompatibilidades», señala el secretario de la Oficina del Jurado, Luis Revilla, encargado de dar fe una vez que se levanta el acta del sorteo. «Hay municipios que se quedan sin ningún candidato al jurado», señala. Es el caso de localidades como El Madroño, que al haber salido un número alto «no tiene tantas personas con derecho a voto. Es algo normal añade Vela». Otros, como El Garrobo, solo tienen uno. Las alegaciones que presenten los distintos candidatos tendrán que ser resueltas por los jueces decanos de los diferentes partidos judiciales y, una vez superadas todas, se elabora la lista definitiva «que se suele quedar con 1.700 o 1.800 personas», dice Revilla. Una lista que de nuevo es expuesta. Sin embargo, si usted recibe la citada carta no se vea ya sentado en el estrado, pues no quiere decir que se vaya a llamar a todos los de la lista. Cada vez que se va a celebrar a un jurado se llama a 36 de ellos –si se multiplica por 40 sale 1.440 candidatos–, de los que solo se elige a once. nueve titulares y dos de ellos, que serán los que celebren la vista y dicten el veredicto. Una tarea por la que se paga casi 67 euros al día, así que si tiene suerte y es un juicio de unos quince días puede llegar a cobrar algo más de mil euros. Por eso o por la experiencia hay quien incluso ha repetido.

  • 1