sábado, 15 diciembre 2018
16:57
, última actualización
Deportes

Un oasis en el proceso de evolución

La primera fase de la Eurocup ha servido al CB Sevilla para tomar impulso después del dubitativo inicio de temporada.

el 18 dic 2014 / 11:14 h.

Baloncesto Sevilla - Iberostar Tenerife. / Foto: Inma Flores Scott Roth da indicaciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. Foto: Inma Flores. Lejos de ser una molestia, el CB Sevilla puede decir que la Eurocup ha sido la competición que volteó la negativa dinámica inicial de la presente temporada en la Liga Endesa y, probablemente, la mejoría actual sea consecuencia directa de ello. No ha sido sencillo. Las cinco derrotas consecutivas en el torneo doméstico sumieron al equipo en un profundo bache que puso en jaque la credibilidad y los cimientos del actual proyecto que se gesta en San Pablo. Suponía, además, un frenazo en forma de dudas para una plantilla tan joven y cuyos extracomunitarios también estaban inmersos en un proceso de adaptación que englobaba tanto a la competición como al contexto vital de forma individual. Una vez finalizada la primera fase de la competición europea, las conclusiones extraíbles son muy positivas. No sólo por la clasificación sino por el impulso y refuerzo que ha supuesto para la plantilla, cada vez más creyente en el trabajo del día a día. Así lo demuestran los resultados y sensaciones más recientes, pese a caer en Málaga y en Praga, al igual que de forma consecutiva en Roma, Nancy y ante el Nymburk en San Pablo. Un cóctel de golpes que ha acabado haciendo más fuertes a los pupilos de Scott Roth. Podría decirse que todo ello ha formado parte de un proceso de asimilación y desarrollo lógico y natural, a la par que duro. Como la vida misma. Tanto para los propios jugadores, como incluso para el técnico. Roth decidió dar la alternativa a hombres infrautilizados como Diego Gallardo, Xavier Thames –que había disputado sólo 53 segundos en el Carpena– o Balvin. Un extraño caso que había provocado alguna que otra manifestación de la afición sevillana en San Pablo. El checo demostró su valía para estar en el intocable grupo de los Willy, Berni, Urtasun, Porzingis y compañía. Mientras Thames exhibió las virtudes que ostenta y que aún se andaban esperando. Dane Watts, con permiso del club, no pudo disfrutar de esa oportunidad reivindicativa que también sirvió de rodaje para Radicevic y Oriola. Al término de esta primera fase de diez partidos, Kristaps Porzingis es el jugador más destacado globalmente con una media de 10,2 puntos y 12,1 de valoración, seguido de Álex Urtasun y Willy Hernangómez.

  • 1