Local

Un Pacto por Sevilla con buenas formas y muchas diferencias

el 17 ene 2013 / 16:17 h.

TAGS:

Sólo era una reunión preparatoria, pero la primera toma de contacto para buscar pactos en los asuntos capitales de la ciudad sólo ha servido para comprobar las diferencias de concepto que mantienen el Gobierno y la oposición. Los puntos en común a los que llegaron PP, PSOE e IU son tan tibios como que sólo coinciden en que hay que mantener más reuniones y que ellas se tienen que centrar en la generación de empleo y las políticas de asuntos sociales. A partir de ahí, afloran las diferencias, aunque sea en un ambiente de cordialidad: la oposición reclama un plan de choque por el empleo mientras que el Gobierno lo condiciona al desbloqueo de proyectos de calado como la venta de la Gavidia para su reconversión en centro comercial.

Al término de la reunión, se vislumbró el guión prefijado por los diferentes portavoces de los grupos municipales. El más vehemente en su discurso fue el portavoz del grupo municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos. El pacto debe pasar a su juicio, por constituir un plan de choque de empleo para aquellas personas que ya no tienen prestación alguna, para lo cual ha pedido una modificación presupuestaria y plazos para su ejecución. "No queremos más brindis al sol", ha afirmado en alusión al primer intento del pacto por Sevilla, a principios de mandado, que se quedó en una fotografía y pocas acciones en común más. Torrijos aprovechó para mostrar las cartas de IU: si no se acomete este plan "con urgencia" se bajarían "en el primer escalón de esta escalera". Esto es, no negociarían sobre el resto de asuntos.

El portavoz socialista, Juan Espadas, precursor de esta iniciativa de buscar puntos en común, fue más comedido. Calificó buena noticia que los tres partidos se sienten en una mesa. "Merece la pena discutir", indicó el portavoz socialista, que insistió en que los ciudadanos requieren de "soluciones para el empleo, empleo y más empleo". Al hilo de ello, lanzó un aviso para posteriores reuniones, al avisar de que "no van a ser acuerdos de confrontación con ninguna administración", haciendo una mención velada a los numerosos frentes abiertos que han mantenido en liza el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía. Es más, emplazó al Gobierno municipal a que este mes acepte alguna de las enmiendas parciales que el PSOE presentó a los presupuestos para 2013 y que tienen sus miras en la creación de empleo.

Las propuestas de PSOE e IU no parecen calar en el Gobierno municipal, que ya ha escogido un modelo para salir de la crisis y para la generación de empleo. El portavoz del PP, Juan Bueno, fue tajante al recordar que no se trata de "un pacto de gobierno", sino para buscar puntos en común. Entre ellos, no casa para los populares la puesta en marcha de un plan de choque para personas en desempleo y sin prestación. Primero, porque argumentan que los presupuestos ya tienen "muchas medidas para fomentar el empleo" y porque, en todo caso, ese tipo de planes dependería, como ya se dijo hace unos meses en el pleno, de los fondos que se obtengan con el "debloqueo" de proyectos como la venta de la Gavidia, Altadis o Ikea, que dependen de un dictamen favorable de la Junta de Andalucía.

En ese sentido, el PP basa la activación económica en el desbloqueo de estos proyectos y de iniciativas como el Metro, la Ciudad de la Justicia, la Zona Franca,... es decir, infraestructuras que acarrearía "la generación de miles de puestos de trabajo". Aunque todos ellos ha sido objeto en algún momento de pelea política, Bueno ha precisado que quiere llegar a acuerdos "por los sevillanos y no contra nadie, sin un ápice de confrontación".

Tras esta reunión, los tres partidos se han citado para un nuevo encuentro a finales de mes, tras el pleno municipal que se celebrará el próximo viernes 25 de enero. A partir de ahí, se concretarán las propuestas y se verán si se acercan posturas o supondrá el tercer intento de pacto fallido.

  • 1