Local

Un pacto que sigue intacto

Ninguno de los dos juicios del caso sirvió para saber dónde está la joven

el 30 dic 2011 / 20:51 h.

TAGS:

El autor confeso del crimen de Marta, Miguel Carcaño.

Con el inicio del año volvimos a revivir el crimen de Marta del Castillo. El 24 de enero, justo el mismo día en que se cumplían los dos años de la desaparición de la joven, el Cuco, uno de sus amigos, se sentaba en el banquillo acusado de doble violación y asesinato. Al final, fue absuelto de estos cargos y condenado por encubrimiento. Una pena que cumple en un centro de menores de Córdoba, mientras los cuatro adultos implicados en el caso esperan la sentencia del segundo juicio en el que no se rompió el "parto de silencio".

El que fuera menor cuando ocurrieron los hechos se sentó en el banquillo acusado de dos delitos de violación y uno de asesinato, en un juicio que se celebró a puerta cerrada, por los que le reclamaban seis años de internamiento. El Cuco que, en sus primeras declaraciones ante la Policía y ante la Fiscalía reconoció que ayudó a Miguel Carcaño a deshacerse del cuerpo de Marta, negó haber estado en el piso de León XIII aquel 24 de enero de 2009. En el juicio se aportaron datos que a todos nos eran de sobra conocidos, pero quizás, el más revelador fue el aportado por dos agentes que participaron en uno de los traslados judiciales. El Cuco se derrumbó cuando le dijeron que habían localizado su ADN mezclado con el de Marta en la habitación de Miguel, confesando que vio a la joven "ensangrentada", que "no estaba en el río" y que quería declarar. Una vez que se entrevisto con su abogado decidió no hablar.

Finalmente, la sentencia le absolvió de violación y asesinato, pero le condenó a tres años de internamiento por un delito de encubrimiento. Posteriormente, la Audiencia confirmaría la decisión, aunque le condenaría al pago de más de 400.000 euros por los gastos de la búsqueda del cuerpo. El Cuco, que ya es menor de edad, cumple condena desde el 28 de octubre en un centro de menores, donde ingresó días después de declarar en el juicio de los adultos oculto bajo una larga melena. Pese a la condena, volvió a negar los hechos.

Con la decepción de la sentencia, los padres de la joven afrontaban un nuevo proceso, en el que volvieron a intentar un juicio único, que ya les fue rechazado en el proceso del Cuco. Pocas novedades se esperaban del mismo, hasta que superado el ecuador el fiscal anunció que un testigo había acudido a la Policía para contar que aquella noche trasladó al hermano de Miguel, Javier Delgado, desde el bar, en el que él asegura que pasó toda la noche, hasta León XIII. Un testimonio que sería clave, aunque serán los magistrados los que decidirán si puede o no tenerse en cuenta. Ni Miguel, ni Javier, ni María García, ni Samuel Benítez se salieron del guión esperado. Miguel pidió perdón a la familia, que resultó poco creíble, pero todos dijeron que no saben dónde está Marta.

  • 1