Local

Un palio de ida y vuelta

El primer palio que imaginara Rodríguez Ojeda a finales del siglo XIX para cobijar a la Virgen de la Esperanza vuelve a San Gil para ocupar un lugar de excepción dentro del museo macareno

el 04 feb 2011 / 18:10 h.

TAGS:

Cuentan estos días por la Resolana que el rostro del monumento a Juan Manuel Rodríguez Ojeda brilla de un modo especial. No es para menos. Para la próxima Semana Santa se espera el regreso a la Basílica de la Macarena del palio negro que el bordador diseñara para la Virgen de la Esperanza en 1891 y que desde hace algo más de un siglo pertenece en propiedad a la hermandad de la Estrella.


Aunque pueda parecerlo, no se trata de uno de esos sueños eternos que pueblan las calles de la Sevilla cofrade durante los ocho días de gloria que dibujan su Semana Mayor. A petición de la corporación que preside Manuel García, la pieza regresará a San Gil para ocupar el hueco que dejará en el Museo de la Macarena el paso de palio de la Virgen de la Esperanza de cara a la estación de penitencia. Y como todo lo que tiene que ver con el destino, será en esta ocasión el palio al que sustituyó el actual el que ocupe un espacio sentimental que llenará de recuerdos a aquellos que disfrutaron de la Virgen cuando recorría las huertas del extramuro macareno.

El regreso del palio de Ojeda a San Gil es el resultado de las buenas relaciones que mantienen ambas corporaciones, afianzadas en la reciente conmemoración del centenario de la adquisición de la pieza por parte de la Estrella. "Hace unas fechas recibimos una amable petición de la hermandad de la Macarena para exponerlo en su museo y celebrar una serie de actos en torno a él", explicaba a este diario el hermano mayor de la corporación trianera, Manuel Domínguez del Barco. "No podíamos decir que no. El palio perteneció anteriormente a ellos y las buenas relaciones que tenemos han ayudado", añadió.

Aunque sólo sea por una semana, el regreso del palio es un regalo para la Macarena. "Es especial para todos, más para los que tenemos cierta edad. Vuelve a casa una obra de arte que ahora ninguna junta de gobierno dejaría escapar", relataba Manuel García, hermano mayor de la corporación. Su vuelta a San Gil no vendrá sola, pues al palio se unirá la recuperación de otro paso que ya perteneció a la Macarena y que se encuentra en otra provincia andaluza. "Estamos iniciando los trámites para buscar otro pieza con la que llenar el hueco del paso de misterio", afirmaba Manuel García. "Imagínate que el año pasado tuvimos que cerrarlo en Semana Santa por el vacío que quedaba".

Tras la Semana Santa, el palio regresará a San Jacinto, donde es intención de la hermandad que sólo procesione con la Estrella aquel Domingo de Ramos en el que se conmemore un aniversario. Mientras la imagen seguirá realizando su estación de penitencia bajo el palio de Fernández y Enríquez que diseñara Garduño, ya que según indicó Domínguez del Barco "los nuevos varales se diseñaron para encajar con esas bambalinas". Hasta entonces, el primer palio que imaginara Ojeda para la Macarena seguirá soñando con volver a pasar una semana junto a su Virgen de la Esperanza.

  • 1