Local

Un Parlamento bipartidista en el que la oferta de diálogo cae en saco roto

Un PP crecido y una IU sola entre los dos grandes. Ése es la escena que se ha podido ver en el Parlamento andaluz en estos cien primeros días de mandato socialista, en una Cámara más bipartidista que nunca.

el 15 sep 2009 / 08:44 h.

TAGS:

Un PP crecido y una IU sola entre los dos grandes. Ése es la escena que se ha podido ver en el Parlamento andaluz en estos cien primeros días de mandato socialista, en una Cámara más bipartidista que nunca en la que la mano tendida de Manuel Chaves durante su discurso de investidura, de nuevo con mayoría absoluta, no ha dado aún frutos.

Si en la anterior legislatura PSOE e IU se pasaron cuatro años de intensa negociación y auparon juntos desde el principio el nuevo Estatuto andaluz, la relación de los socialistas con IU en la nueva Cámara ha cambiado radicalmente. Lo cierto es que, con el PP fortalecido con 47 diputados frente a los 56 del PSOE, IU ha dejado de ser determinante para impedir el bloqueo de los populares en determinados asuntos.

Ha sido el PP el que ha ganado fuerza en la Cámara. Con Javier Arenas de regreso -sus choques dialécticos cada 15 días con Manuel Chaves terminan llevándoles a ambos a un continudo debate sobre quién jubilará a quién-, el grupo popular denuncia el "rodillo" de la mayoría absoluta socialista, pero tampoco muestra interés por el consenso.

El mejor ejemplo de ello es la negociación de la financiación autonómica. Los partidos andaluces tienen una base sólida para el acuerdo en el contenido del Estatuto andaluz. Puede decirse que, en lo básico defienden lo mismo, salvo un punto de la propuesta de la Junta en la que ésta abre la puerta a la posibilidad de crear nuevas figuras impositivas y el PP entiende que eso conduce directamente a la subida de impuestos. Son más las coincidencias que las diferencias, pero la foto del pacto andaluz ha sido imposible. Los populares han votado en el Parlamento algunos principios de financiación con el PSOE, pero nada que les ate y que pueda ser interpretado como un aval a Manuel Chaves y su Gobierno. Sobre la cuantificación de la deuda histórica, que tendrá que producirse en septiembre, ningún avance conjunto salvo que el PSOE ha desvelado, ya sin el foco electoral, que su cifra ronda los 1.500 millones de euros.

El otro gran objetivo de la Junta era negociar antes del verano el relevo del director de RTVA, pero sólo ha sido posible elegir por unanimidad el nuevo consejo de administración. Si no logra acuerdo el PSOE ya ha avisado: renunciará al consenso y nombrará a su candidato.

Y como no podía ser otro, el balance de la oposición a los cien días del Gobierno ha sido "catastrófico". Es, para el PP, el "peor comienzo de la autonomía", y para IU, "Andalucía está noqueada".

  • 1