Economía

Un paro desbocado cosecha otro récord y pone en aprietos a la Seguridad Social

El Gobierno saliente argumenta que “ha hecho todo lo posible” y el nuevo Ejecutivo vaticina “grandes esfuerzos” porque hará lo que tiene que hacer.

el 02 dic 2011 / 08:07 h.

Una cola de desempleados, ante una oficina del INEM.

Se agotan las excusas y las explicaciones. Lejos de tocar fondo, el desempleo continúa desangrando el mercado laboral español que, el pasado mes de noviembre, recibió a 59.536 nuevos inscritos en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo , dejando el número de parados registrados en 4.420.462, tras aumentar un 1,37% respecto a octubre. En los últimos doce meses fueron 310.168 personas las que se inscribieron en el antiguo Inem, el 7,55% más, según los datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración .

Noviembre se convirtió así en el cuarto mes consecutivo de alza del desempleo y el tercero peor de la serie histórica desde 1996. De hecho, el paro creció más del doble de lo que lo hizo en ese mismo mes del año pasado dejando una cifra de parados récord y sin precedentes en España.

El desempleo solo dio un respiro en agricultura, donde bajó un 1,67% (en 2.571 personas), y aumentó con especial virulencia en el sector servicios un 1,89% (48.788 personas). También creció en el colectivo sin empleo anterior (un 1,07% más, con 4.161 parados nuevos), construcción (aumentó en 5.769, el 0,77% más) y la industria, donde aumentó un 0,68%, en 3.389.

El Gobierno saliente se despidió ayer bajando los brazos al asegurar que ha hecho "todo lo que estaba en su mano para luchar contra el desempleo", pero con la frustración que da la realidad de la cifras. Y es que, al aumento del desempleo registrado, se suma la destrucción de puestos de trabajo, puesto que la afiliación cayó en 364.179 ocupados, un 2,07% en tasa interanual, según los datos de la Seguridad Social.

Frente a ello, el futuro Gobierno del PP "hará lo que piensa que tiene que hacer" para resolver una situación que exigirá "grandes esfuerzos", avanzó ayer su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría.

La situación comienza a ser preocupante, puesto que las cuentas de la Seguridad Social no soportarán mucho más tiempo la ecuación de pérdida de cotizantes y aumento de desempleados.

A la espera de ver el efecto que tiene en diciembre la campaña de Navidad sobre el empleo, aunque temporal, el mes pasado solo Madrid consiguió reducir el paro en 4.013 personas. Subió en el resto de regiones, encabezadas por Galicia (11.274) e Islas Baleares (10.396).

En el caso de Andalucía, que suma ya 982.477 desempleados, el paro creció en 8.315 personas, el 0,85% más que en octubre, lastrada en buena medida por el mal comportamiento de Málaga, que acaparó casi siete de cada diez nuevos parados (con 5.557 inscritos más). Por contra, se redujo la cifra de desempleados en tres provincias andaluzas. Jaén sacó a 3.030 personas (un 5,02%) de las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) con el inicio de la campaña del aceite, mientras que en Córdoba se redujo un 2,28% (1.954 personas) y en Almería, un 2,15% (1.602).

Agricultura (un 3,5% menos) y construcción (el 0,5% menos) fueron las actividades en las que se redujo el paro, en 1.868 y 304 personas, respectivamente, mientras que en industria no sufrió variación. Quienes no tenían trabajo previo y los servicios, con aumentos del 1,82% y 1,58%, fueron los únicos responsables del alza.

En la provincia de Sevilla noviembre dejó 1.835 parados más, un 0,82% respecto al mes anterior, con lo que la cifra se eleva a 226.519 desempleados. En tasa interanual, el paro se incrementó un 8,43%, en 17.618 personas.

Creció en todos los sectores de actividad, pero lo hizo con más intensidad en el campo y en el colectivo sin empleo anterior.

En noviembre se registraron 1.217.830 contratos, un 3,15% menos interanual en el conjunto de España. Y de ellos solo el 6,89% fueron indefinidos, un 22,4% menos que en octubre.

Los gastos totales en prestaciones de desempleo se situaron en 2.461,4 millones en octubre -último dato disponible-, el 4,4% menos interanual.

 

El sistema se expone a incurrir en déficit

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, admitió ayer que hay “ciertas incertidumbres” sobre si los ingresos del sistema alcanzarán el mínimo presupuestado, si bien aseguró que los gastos sí están dentro de las previsiones para 2011.

A pesar de ello, aseguró que cualquier eventual déficit no superaría los “cientos de millones” y podría ser compensado con los ingresos aplazados de años anteriores que se liquidarían en este ejercicio.

En su última rueda de prensa para valorar los datos de afiliación de noviembre, acompañado por la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, explicó que aún no se ha cerrado la recaudación de noviembre y diciembre de la Seguridad Social, y que ahí está la “incógnita”. “Tenemos que hacer lo posible para cerrar el ejercicio en equilibrio”, añadió, sin dejar claro si el Gobierno sigue confiando en cumplir con el superávit previsto del 0,4% en 2011.

Sin embargo, indicó que, mientras los gastos marchan según lo previsto, la Seguridad Social cuenta con márgenes de ingresos, como los superávit de ejercicios pasados. Además está pendiente de recibir 6.500 millones que adeudan empresas y administraciones, de los que 1.800 millones corresponden a aplazamientos de cuotas.

Pese al nuevo “retroceso importante” de la afiliación, que situó el total de cotizantes en 17,2 millones por la persistencia de la destrucción de empleo en la construcción y las administraciones públicas, entre otros sectores, Granado indicó que la posibilidad de que los becarios coticen, ha permitido sumar hasta 41.135 nuevos afiliados, frente a los 30.000 previstos.

No obstante, este incremento ha tenido un impacto “mínimo” sobre noviembre, al registrarse en los últimos dos días del mes.

 

  • 1