domingo, 20 enero 2019
18:10
, última actualización
Cultura

Un particular compra el Ribera

El cuadro de ‘San Jerónimo’ de José de Ribera fue adquirido ayer telefónicamente por los 50.000 euros del precio de salida. La subasta de Isbilya congregó a un centenar de personas.

el 16 oct 2014 / 00:25 h.

TAGS:

La subasta, organizada por Isbilya, se repetirá hoy a partir de las 18.00 horas en Jesús de las Tres Caídas, 3. / Carlos Hernández La subasta, organizada por Isbilya, se repetirá hoy a partir de las 18.00 horas en Jesús de las Tres Caídas, 3. / Carlos Hernández Alrededor de un centenar de personas se congregaron este jueves en la primera de las dos sesiones de subasta que Isbilya organizó en su local de la calle Jesús de las Tres Caídas. Más de tres horas de pujas que arrojaron un saldo considerablemente positivo para la empresa organizadora, toda vez que logró venderse la obra estrella de la colección. A través del teléfono, un coleccionista particular adquirió por 50.000 euros –precio de salida– la obra San Jerónimo, de José de Ribera El Españoleto. Por su formato y dimensiones, esta réplica del San Jerónimo que el artista pintó en 1650 y que se conserva en Milán pudo estar destinada a un pequeño oratorio doméstico. La casa de subastas no ofreció más datos sobre el destino exacto que tendrá la obra de Ribera. Por el contrario, el óleo sobre lienzo que sí que regresará a la luz pública será el San Matías de Luis Tristán Escamilla, pintor del Siglo de Oro que influyó en Velázquez, y cuya obra fue adquirida ayer por el Estado, ejerciendo su derecho de tanteo, también por el precio de salida, en este caso, 20.000 euros. El Museo de Toledo se interesó en días previos por la obra, por lo que es bastante probable que la citada institución sea la receptora de la pieza. La subasta de Isbilya –que esta tarde a partir de las 18.00 horas tendrá continuación– congregó a una clientela heterogénea que se diversificó entre los compradores de obras antiguas, los coleccionistas de artes decorativas y pequeñas esculturas, los que optaron por piezas de arte contemporáneo y quienes acudieron llamados por el interés que les suscitó una obra concreta de los más de mil lotes ofertados. También hubo simplemente curiosos aficionados al arte que fueron hipnotizados por el monótono recitar de todas las obras del catálogo, sin que en ningún momento ejercitaran su derecho a pujar. Otros, como Elena, lo intentó con una Anunciación del siglo XVII. Sin éxito. Por un total de 40.000 euros –20.000 cada uno– otro comprador se llevó, desde el teléfono, sendas escenas pastoriles de Philipp Peter Roos, perteneciente a una familia de pintores y grabadores activos en Europa desde el siglo XVII al XIX. De la escuela flamenca fueron vendidas hasta una decena de obras, destacando Paisaje holandés con río, de la escuela de Anthoine Jansz Van der Cross, por 12.000 euros. En sala, un cliente adquirió obras de distinto valor hasta un total superior a los 20.000 euros. Hoy existe una segunda oportunidad para pujar por buena parte del catálogo todavía disponible, existiendo piezas cuyo valor de partida no supera los 60 euros.

  • 1